Se analiza habilitar salas de faena de especies menores en escuelas agrotécnicas

El Senasa y el Ministerio de la Producción de Entre Ríos brindarán asesoramiento técnico, en beneficio de pequeños productores y agricultores familiares.


CONCORDIA (Entre Ríos) - Con la participación del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), en el asesoramiento técnico, avanza un proyecto para implementar la faena de especies menores en escuelas agrotécnicas de la provincia de Entre Ríos.

El proyecto se enmarca en el convenio de cooperación suscripto con el Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET), para realizar tareas conjuntas de capacitación y difusión de normas y mejores prácticas en torno a la sanidad, la calidad y la inocuidad agroalimentarias en las escuelas agrotécnicas de todo el país.

En una reunión de trabajo, celebrada en la sede de la Dirección General de Fiscalización Agroalimentaria (DGFA), dependiente del Ministerio de Producción provincial, en la ciudad de Paraná, se analizó un documento que permitirá la faena de animales de especies menores de la agricultura familiar en escuelas agrotécnicas.

En el encuentro, encabezado por el director de la DGFA de Entre Ríos, Manuel Masa, estuvieron presentes, por el Centro Regional Entre Ríos del Senasa, el coordinador de Inocuidad y Calidad Agroalimentaria, Néstor Micheloud y la referente de la Coordinación de Agricultura Familiar, Carolina Kaul.

Actualmente, la DGFA permite la faena de especies menores con fines académicos y didácticos solamente en escuelas rurales que posean las instalaciones adecuadas.

Durante la reunión se convino elaborar un programa orientado a responder a la sanidad e inocuidad de la faena de animales de especies menores de la agricultura familiar.

Desde el Senasa se brindará un asesoramiento técnico para el diseño y construcción de una sala de trabajo para faena porcina, que se instalará en la escuela de Educación Agrotécnica Nº 2, “Florencio Molina Campos”, de la ciudad entrerriana de Federal, y la DGFA tendrá a su cargo su respectiva habilitación provincial.

Este trabajo conjunto entre Fiscalización y el Senasa para el faenado y posterior agregado de valor de carne porcina, reduce la propagación de zoonosis (como la triquinosis) y evita la venta del producto dentro de los circuitos ilegales.

En ese sentido, Micheloud, destacó que “las plantas faenadoras redundarán en beneficio de los pequeños productores y mejorará la producción familiar de pequeña y mediana escala, bajo las normativas establecidas por el Senasa, propiciando estándares sanitarios que aseguren alimentos seguros e inocuos al consumidor”.