San Luis se beneficia al mantenerse como área libre del picudo del algodonero

El trabajo del Senasa en la provincia favorece la calidad y el rendimiento del cultivo y aporta mejoras a la economía regional.


SANTA ROSA (La Pampa)- Con el fin de mantener el estatus de área libre de picudo del algodonero (Anthonomus grandis) en la Provincia de San Luis, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) desarrolla acciones fitosanitarias para contribuir a la sustentabilidad del cultivo.

Actualmente, en la Provincia de San Luis se cultivan más de 6000 has de algodón. Este cultivo se desarrolla en el norte, más precisamente en los departamentos de Ayacucho y Junín, donde el Senasa realiza un constante seguimiento desde las etapas previas a su implantación, su cosecha y en un período posterior, verificando la destrucción de rastrojos. Esta zona presenta excelentes condiciones de clima y suelo. Otra ventaja es la calidad de fibra debido a que la misma no presenta daños producidos por la plaga.

Acciones

Los agentes del área de Protección Vegetal del Centro Regional La Pampa –San Luis del Senasa, trabajan en el marco del Programa Nacional de Prevención y Erradicación de Picudo del algodonero cuyo objetivo es contribuir a la sustentabilidad del cultivo de algodón controlando la plaga en áreas con alta infestación y evitando la dispersión hacia las áreas libres.

Entre las principales tareas que realiza el personal del Senasa figuran el monitoreo que se realiza mediante una red de trampeo en lotes de producción, fiscalización de las fechas de siembra y destrucción del rastrojo luego de la cosecha; desinsectación de toda maquinaria vinculada al cultivo proveniente de zonas con presencia de la plaga y la verificación del correcto encarpado de transportes de algodón en bruto, con el fin de evitar la dispersión de subproductos de algodón durante el transporte

A la fecha hay un total de 200 trampas activas colocadas por el Senasa en la Provincia de San Luis. Estas trampas (tipo ‘scout’) con feromonas constituyen una herramienta muy útil para detectar la presencia y movimientos del insecto al tiempo que facilitan los controles en forma oportuna, buscando impedir que la plaga se instale en el cultivo.

Destrucción de rastrojos

El Senasa, además, fiscaliza la destrucción de rastrojos en lotes cultivados conforme a fechas límites establecidas por la Resolución Senasa N° 74 de 2010 y sus modificatorias.

Cumplir con la destrucción de los rastrojos, luego de la cosecha del algodón, es una de las principales medidas de prevención contra el picudo del algodonero dado que al quitar los restos del cultivo, se impide que el insecto pueda alimentarse, esconderse y sobrevivir hasta la próxima campaña algodonera.