San Juan: limpieza de cauces sobre la RN40

El mantenimiento de las rutas en regiones montañosas y de clima árido es primordial para prevenir los embates de las crecientes provocadas por los deshielos o las lluvias de verano.


La limpieza y despeje de cauces es una de las tareas de rutina que se realizan para atenuar la acumulación de material de arrastre en desagües y mitigar los efectos corrosivos del agua en banquinas, calzada y zonas de camino.

Ese trabajo lo conocen muy bien los agentes de conservación del distrito sanjuanino quienes, durante todo el año, ponen su conocimiento al servicio de las rutas para mantener despejados los cauces en la RN40, desde la localidad de Villicum hasta Jáchal, uno de los tramos que más sufre con las crecientes veraniegas.

De esta forma se garantiza la transitabilidad sobre el corredor que conecta la capital con los departamentos del norte y oeste de la provincia, y también es vital para el turismo y la producción minera.