Saludo del Ministro Tomada a todos los trabajadores en su Día

200 años de historia. Un presente de trabajo y un futuro de crecimiento para todos los argentinos En 200 años la Argentina ha recorrido una larga historia de luchas y sacrificios, de adversidades y de logros. De vicisitudes de afuera y enemigos de adentro, que proponían recetas que nada tenían que ver con nuestra identidad. Años de construcción y reconstrucción. De un destino de libertad mucho más fuerte que todos los vientos cruzados, de intereses encontrados y de mezquindad social. En este camino nuestro país tuvo el sostén de sus trabajadores. De todos. Hombres y mujeres que antes, ahora y siempre entendieron y entenderán al trabajo como un pilar fundamental para la dignidad del presente y el crecimiento hacia el futuro. Hoy Argentina transita el Bicentenario con una nueva valoración del trabajo.


200 AÑOS DE HISTORIA, UN PRESENTE DE TRABAJO Y UN FUTURO DE CRECIMIENTO PARA TODOS LOS ARGENTINOS

En 200 años Argentina ha recorrido una historia de luchas y sacrificios. De vicisitudes y de logros. De adversidades de afuera y enemigos de adentro que proponían recetas que nada tenían que ver con nuestra identidad. Años de construcción y reconstrucción. De un destino de libertad mucho más fuerte que todos los vientos cruzados, de intereses encontrados y de mezquindad social.

En este camino nuestro país tuvo el sostén de sus trabajadores. De todos.

Hombres y mujeres que antes, ahora y siempre entendieron y entenderán al trabajo como un pilar fundamental para la dignidad del presente y el crecimiento hacia el futuro.

Hoy Argentina transita este Bicentenario con una nueva valoración del trabajo.

Con una mirada muy distinta a la de décadas anteriores. Con un país que quiere dejar atrás años de especulación y de frustración para anclar su destino en la producción y el trabajo.

Desde 2003 venimos realizando esta tarea con todos y para todos. Con los instrumentos necesarios para que la actividad laboral tenga plena vigencia. Con negociaciones colectivas funcionando en forma permanente, mecanismos de inspección para un Trabajo Decente, con el Consejo del Salario Mínimo Vital y Móvil revitalizado. Con una nueva Ley de Movilidad para la clase pasiva, ampliando el universo de la cobertura a millones de adultos mayores. Con un nuevo piso de protección social con la Asignación Universal que abarca no solo a los hijos de quienes trabajan, sino también a los que todavía están buscando su oportunidad para incorporarse al Empleo.

Para cumplir con estos objetivos primero nos ocupamos de reorganizar el ministerio. A poco de asumir tuvimos en claro que el 56% de nuestros empleados estaban vinculados a través de locaciones de servicio. Cambiamos esta lógica de contratación y normalizamos esta situación incorporando 1605 nuevos cargos a la planta permanente. Actualmente el 95% de la dotación lo hace a través de la Ley Marco de Empleo Público. Además fortalecimos con nuevas incorporaciones todas las unidades de gestión de acuerdo a sus necesidades. Se extendió el seguro de ART para pasantes y asistentes técnicos y se creó el Departamento de medicina del trabajo. Se profundizaron y modificaron los procesos de evaluación y capacitación, los que además se intensificaron.

No han sido tiempos fáciles. Todavía hay quienes se resisten a entender que la dignidad del trabajo es indispensable y no solo por su valor intrínseco sino también porque con trabajo, producción y consumo se logra, se logró y se logrará poner en marcha un país que estaba de rodillas.

Por eso, es que pusimos toda nuestra energía y posibilidades para proteger al empleo durante la crisis mundial y global que se inició en el 2008. Por eso es que ajuste y congelamiento son malas palabras no solo para nuestro Gobierno sino para todos los trabajadores.

En este Primero de Mayo, Día de los Trabajadores, queremos hermanarnos con todos los que aportan a la construcción de una Argentina que incluya a todos en busca de una distribución más equitativa, con los que entienden que este es un objetivo irrenunciable en una nueva instancia histórica Un fuerte y agradecido abrazo a todas las trabajadoras y trabajadores de nuestro país.

Carlos Tomada Ministro de Trabajo, Empleo y Seguridad Socia