Salud recomienda redoblar los esfuerzos para que el sistema continúe estable

El sistema de salud continúa trabajando de forma estable, el número de recuperados sigue aumentando y, con la descentralización del diagnóstico, se llegó a realizar 682 tests por millón de habitante.


Hoy, desde el Ministerio de Salud de la Nación, nuevamente se brindó información sobre la situación epidemiológica del país y las acciones se vienen llevando adelante para afrontar la pandemia. Además se comenzó a trabajar en la creación de un comité bioético.

“Seguimos con parámetros estables, la edad media de los casos es de 44 años, la edad media de los fallecidos es de 72 años, 127 personas en terapia intensiva sin tensionar el sistema de salud, sigue aumentando el número de recuperados de 666 de ayer a 685, y descentralizando el diagnóstico y trabajando con las jurisdicciones, con el sector público y el sector privado, ya llegamos a 682 tests por millón de habitante”. Informó la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti.

La funcionaria continuó informando que “el porcentaje de positividad sigue disminuyendo, estamos compartiendo parámetros epidemiológicos y de utilización del sistema de salud estable.” Aún así, el ministerio insta a redoblar los esfuerzos ya que “estamos en un momento bisagra empezando a administrar el aislamiento social preventivo y obligatorio y planificando excepciones en la cual va a haber más personas circulando.”

El rol de la Bioética en la pandemia.

Como parte del desafío, el ministro Ginés González García propuso conformar un Comité de Bioética en el contexto del COVID-19. Ignacio Maglio, integrante de la Fundación Huesped, fue uno de los convocados a conformarlo, y en el parte diario expresó: “La epidemia plantea un gran desafío en las estructuras sanitarias. De una tensión central en el paciente tenemos que transmutar a una tensión central en una comunidad. Tenemos que pasar a pensar en una bioética comunitaria. Es muy importante pensar en los principios que regulan la salud pública: el respeto por la dignidad personal, la justicia, la solidaridad y la confianza pública. Estos principios deben tener posibilidades de uso, que les sirvan a la gente para que podamos vivir mejor.”

Respecto al rol que tiene la bioética en contextos de cuarentena, Maglio sostuvo: “Creemos que la bioética y la promoción de derechos pueden promover una adhesión social mayor a las políticas vinculadas al aislamiento preventivo, social y obligatorio, en la medida en que estos principios puedan pensar en ayudar en donde aquel más lo necesite y donde la solidaridad, en contexto de cuarentena, se plasme en el convencimiento de que esa cooperación social es necesaria.”