Salud realizó una segunda instancia del examen para ingreso a residencias

Destinado a los aspirantes de medicina, enfermería y bioquímica que tuvieron dificultades de conexión en la primera instancia.


Esta mañana 1342 aspirantes a residencias del equipo de salud participaron de la segunda instancia del examen único, digital y ubicuo para quienes pertenecen a las carreras de medicina, enfermería y bioquímica; del mismo modo que el próximo viernes 1 de octubre tendrán posibilidad de hacerlo quienes aspiran a realizar las residencias de psicología, trabajo social, kinesiología y otras disciplinas.

De esta manera el Ministerio de Salud de la Nación dio cumplimiento a la realización de una nueva prueba, dispuesta tras el análisis y la constatación de que se presentaron inconvenientes en la conexión a la plataforma durante la primera evaluación realizada el martes 14 de septiembre, razón por la cual algunos postulantes no habían podido completar el examen de manera óptima.

Para el examen realizado esta mañana había un total de 7331 personas habilitadas para rendir, de las cuales participaron el 18,3%, quienes, al haber optado por el nuevo examen, automáticamente anularon el anterior.

Tanto las notas obtenidas por quienes optaron por mantener el primer examen como las de quienes rindieron el segundo, serán publicadas en la web del Ministerio de Salud con el ranking definitivo, entre los días 27 y 30 de septiembre según el cronograma establecido y publicado en: https://www.argentina.gob.ar/sites/default/files/2021-09-18-cronograma-cu.pdf

Tal como estaba previsto la prueba tuvo una duración de 2 horas y media (entre las 8 y las 10:30) y los aspirantes volvieron a contar con una mesa de ayuda durante el tiempo transcurrido, que fue reforzada con otros mecanismos de comunicación de novedades online para sortear cualquier inconveniente técnico que pudiera presentarse.

Al igual que en las instancias anteriores, el examen consistió en responder 100 preguntas de opción múltiple. La prueba contó con medidas de seguridad para favorecer la transparencia y permitir la detección de eventuales situaciones de fraude, a partir de diferentes tecnologías propias del sistema según el momento del examen.

Para acceder al mismo, cada profesional contó con un usuario y una contraseña personalizados enviados a sus correos electrónicos personales. Durante la prueba, se aplicaron protocolos que capturan imagen y sonido en tiempo real, capaces detectar voces o audios intrusivos, la presencia de otras personas o elementos adicionales no permitidos para rendir, como por ejemplo libros, uso de auriculares u otros dispositivos de consulta.