Salud pone en marcha la notificación de casos de lesiones pulmonares graves causadas por el cigarrillo electrónico

A raíz del primer caso en el país de una persona que sufrió una proteinosis alveolar asociada al consumo de cigarrillo electrónico, la cartera sanitaria emitió un alerta epidemiológico.


Con el objetivo de sensibilizar a los equipos de salud para la detección de lesiones pulmonares graves relacionadas con el consumo de cigarrillo electrónico, la Secretaría de Gobierno de Salud lanzó un alerta epidemiológico e incorporó la notificación de este tipo de casos dentro del Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud para contar con datos que permitan realizar un diagnóstico de situación en el país.

Esta medida, en la que estuvieron involucrados la Dirección Nacional de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades Crónicas No Transmisibles y la Dirección Nacional de Epidemiología y Análisis de la Situación de Salud se produjo luego de registrarse el primer caso en el país de una persona internada con una afección llamada proteinosis alveolar asociada al consumo de cigarrillo electrónico.

El trabajo para establecer una notificación clara de este tipo de casos surgió a partir del trabajo colaborativo entre los equipos técnicos de la Secretaría de Gobierno de Salud y sociedades científicas, quienes consensuaron la metodología para definir los casos confirmados y probables que permitirá la recolección de datos epidemiológicos precisos.

Tanto el alerta, como el relevamiento de estos casos, se produce en el marco del brote de enfermedad pulmonar grave y potencialmente mortal entre los usuarios de cigarrillos electrónicos que en Estados Unidos ya reportó en los últimos meses 36 muertes y más de 1800 casos de enfermedades respiratorias graves no infecciosas.

“La comunidad internacional se ha puesto en alerta debido a la aparición reciente de neumonías lipoideas, neumonías eosinofílicas, y otras enfermedades pulmonares raras, no infecciosas y graves que afectaron en general a personas jóvenes”, explicó Verónica Schoj, directora nacional de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades No Transmisibles, quien agregó que “Argentina no está exenta de estos riesgos a la luz del crecimiento del consumo de estos productos en el país”.

Al respecto, la directora Nacional de Epidemiología, Patricia Angeleri, sostuvo que “estas muertes, que fueron casi siempre en personas jóvenes, llevó a un estado de alerta en la comunidad internacional y generó que en nuestra región países como Chile, Colombia, México, Perú, Brasil y ahora Argentina pusieran en marcha sistemas de vigilancia sanitaria”.

El cigarrillo electrónico está prohibido en el país

El aerosol que emiten los cigarrillos electrónicos contiene numerosas sustancias tóxicas y cancerígenas, además de nicotina, que es la sustancia que inicia y mantiene la adicción. No existe evidencia científica suficiente acerca de su seguridad ni de su efectividad para dejar de fumar. Además, en los jóvenes no fumadores que empiezan a usar cigarrillos electrónicos aumenta el riesgo de desarrollar adicción a la nicotina.

A pesar de que Agencia Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) ha prohibido su importación, comercialización y publicidad a través de la Disposición 3226/11, la 4° Encuesta Nacional de Factores de Riesgo mostró que el 1,1% de los adultos en Argentina consumen cigarrillos electrónicos. Mientras que, de acuerdo a los datos recabados por la Encuesta Mundial de Tabaco en Jóvenes 2018, se evidenció que el 14,4% de los adolescentes escolarizados entre 13 y 15 años los habían probado y el 7,1% los consumen actualmente.

Para el coordinador del Programa Nacional de Control de Tabaco, Ignacio Drake: “la evidencia científica muestra que los cigarrillos electrónicos ni son productos de daño reducido, ni son efectivos para dejar de fumar, e implican un importante retroceso en las políticas de control de tabaco al favorecer la iniciación del tabaquismo entre los jóvenes”.

A partir de este escenario, el Programa Nacional de Control del Tabaco de la Dirección de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades Crónicas No Transmisibles convocó a la ANMAT, a la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas (SEDRONAR), al Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) y al Programa de Prevención y Control del Tabaquismo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para consensuar estrategias de mejora en el control y fiscalización de los cigarrillos electrónicos.

Asimismo se publicó la Guía de Lectura Rápida sobre Cigarrillo Electrónico destinada a equipos de salud donde se explica qué es el cigarrillo electrónico y se revisa la evidencia científica disponible a cerca del daño, que estos dispositivos causan en la salud de sus consumidores y la contaminación que provocan en los ambientes cerrados.

Todas estas intervenciones tienen como objetivo desestimular el consumo de cigarrillos electrónicos dado que genera un importante daño a la salud.

Para mayor información acceder a los siguientes vínculos de interés:

Alerta epidemiológica:
https://www.argentina.gob.ar/sites/default/files/alerta_epidemiologica_cigarrillo_electronico_2019.pdf