Salud participó en reunión de expertos sobre resistencia a los antimicrobianos

Organizado por la FAO, el encuentro incluyó a equipos técnicos de la Secretaría de Gobierno de Salud, del Instituto Carlos Malbrán y del Senasa.


Con el objetivo de generar acuerdos y puntos de trabajo común respecto a las estrategias sobre el control de la resistencia antimicrobiana (RAM), la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO) convocó a una mesa de expertos en la cual participó la Secretaría de Gobierno de Salud junto al Instituto Carlos Malbrán y el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa).
“Junto al Senasa y otros organismos venimos trabajando fuertemente en potenciar el tema de la resistencia a los antibióticos, porque consideramos que aún hay tiempo para revertir su avance”, destacó Teresa Verón, Coordinadora del Área Resistencia Antimicrobiana de la Dirección Nacional de Epidemiología y Análisis de Situación de Salud.

En ese sentido, la reunión denominada “Resistencia a los antimicrobianos y medio ambiente” se propuso como un espacio para validar junto a especialistas en RAM de Argentina una nueva metodología que FAO desarrolló y testeó en otros cinco países de la región para medir y abordar esta problemática.

La metodología presentada por el organismo internacional se desarrolla en base a encuestas (que se realizan tanto a médicos como a veterinarios) y reglas de producción, ambiente y atención de pacientes.

Luego de la presentación de este nuevo sistema, expertos de salud humana y animal dieron sus opiniones sobre el método, indicando a FAO las potencialidades y los cambios que debieran implementarse para que esta metodología sea aplicable en Argentina. Así, los especialistas observaron que nuestro país posee una estructura del sistema sanitario de mayor complejidad que el resto de la región, por lo tanto sería necesario pensar modificaciones para el abordaje local.

El resultado del debate técnico arrojó avances que permitirán valorizar en un futuro próximo riesgos en la resistencia antimicrobiana, de acuerdo a las características de cada sistema productivo, sanitario y de regulación y fiscalización. La priorización de las medidas de mitigación basada en evidencia técnica y el fortalecimiento de políticas y sus marcos normativos, son los ejes centrales de los acuerdos alcanzados.

La resistencia a los antimicrobianos se produce cuando los microorganismos, ya sean bacterias, virus, hongos o parásitos, sufren cambios que hacen que los medicamentos utilizados para curar las infecciones dejen de ser eficaces. Entre las principales causas de esta problemática están el uso inadecuado de antibióticos y su utilización sin prescripción médica.

La persistencia de índices globales de resistencia llevará a que los antibióticos pierdan su eficacia en el tratamiento de una enfermedad causada por bacterias, lo que implica un significativo problema para la salud pública.

Las infecciones por microorganismos resistentes pueden causar la muerte de personas, la transmisión a otras y además generar grandes costos tanto para los pacientes como para la sociedad.

En la actualidad, la resistencia a los antimicrobianos es responsable de 700.000 muertes a nivel global. Según estudios internacionales avalados por la OMS y la Unión Europea se estima que podría llegar a causar 10 millones de muerte para el año 2050.