Salud impulsa la Estrategia Nacional de Entornos Saludables

La iniciativa, publicada ayer en el Boletín Oficial, tiene como fin promover la prevención de las enfermedades no transmisibles y sus factores de riesgo en escuelas, universidades y lugares de trabajo.


Con el objetivo de abordar de manera integral la salud en todos los entornos, para prevenir las enfermedades no transmisibles y sus factores de riesgo, el Ministerio de Salud de la Nación aprobó ayer, por medio de la Resolución 2198/2021, la Estrategia Nacional de Entornos Saludables.

Bajo la coordinación de la Dirección Nacional de Abordaje Integral de Enfermedades no Transmisibles, la iniciativa será implementada en establecimientos educativos de todos los niveles, universidades y organizaciones o lugares de trabajo para garantizar ambientes libres de humo, reducir el consumo de productos de tabaco y el uso de alcohol, promover una alimentación saludable, la actividad física y el acceso al agua en entornos seguros, entre otras.

Desde la cartera sanitaria aseguraron que la estrategia “impulsa cambios estructurales que garantizan equidad en el entorno donde las personas nacen, crecen y se desarrollan pero que además se integra a otras estrategias impulsadas en el sistema de salud para la prevención y control de las enfermedades no transmisibles y sus factores de riesgo, desde el abordaje de los determinantes sociales hasta acciones dirigidas a los servicios y redes de atención”. En ese sentido, se trabajará en políticas para intervenir en eventos cardiopulmonares, promover el bienestar, prevenir riesgos psicosociales y la violencia de género.

La implementación establece que a medida que las instituciones vayan alcanzando y cumpliendo las metas relativas a los distintos ejes, accederán a la acreditación como “entorno saludable” o como “entorno saludable y sostenible”.

El fortalecimiento de cada entorno será continuo y progresivo, al igual que sus procesos de certificación, para lo cual se trabajará en la articulación con otros ministerios u organismos nacionales, provinciales y municipales en miras al diseño de acciones conjuntas.

Para la ejecución y fortalecimiento de los objetivos propuestos, la resolución crea un Consejo Asesor integrado por representantes de la sociedad civil, la comunidad académica y organismos gubernamentales con competencia en la materia, que tendrán la función de asistir y ofrecer recomendaciones.

Desde el Área de Promoción de la Salud y Políticas Regulatorias destacaron que “tanto los lugares de trabajo como las escuelas y universidades tienen un papel protagónico en la promoción de la salud. Son lugares de permanencia y pertenencia en donde puede fomentarse una cultura de hábitos saludables y modificar los estilos de vida de la comunidad educativa mejorando así la calidad de vida y la salud psicosocial en general y aumentando la esperanza de vida de la población involucrada”.

Esta estrategia cuenta con un recorrido histórico dentro de las políticas implementadas respecto de las enfermedades no transmisibles desde 2009. Por caso, la iniciativa Universidades Saludables es el ejemplo de un compromiso sostenido y federalizado, con universidades certificadas como la Universidad de Flores (PBA y Neuquén), Favaloro (CABA), la Nacional de Tres de Febrero(PBA), del Sur (Bahía Blanca), la Adventista del Plata (Entre Ríos), Católica de las Misiones (Misiones), Católica de Santiago del Estero, la Universidad Nacional de Cuyo (Mendoza), la de Champagnat (Mendoza), del Aconcagua (Mendoza) y la Universidad Nacional de San Juan (San Juan).

Cabe destacar que, atendiendo a las necesidades estructurales y problemáticas actuales, se incluye en la iniciativa la perspectiva de género como una dimensión integral del diseño, implementación, monitoreo y evaluación de políticas, programas y planes, con el fin de eliminar las disparidades innecesarias, evitables e injustas entre mujeres y varones. También se encuentra diseñada desde la perspectiva de niñez, siendo conscientes de la importancia de la construcción de un Estado que toma en cuenta las voces de cada persona.

En junio, la estrategia fue presentada a sus referentes en las provincias, como una invitación al trabajo coordinado y colectivo para la modificación de los entornos a partir de lineamientos básicos que garanticen la promoción de la salud y el acceso equitativo a una vida digna con alcance federal.