Presidencia de la Nación

Salud encabezó encuentro por la Semana de Parto Respetado

Funcionarios de la cartera nacional participaron de la actividad central donde se analizaron ejes fundamentales y las acciones desarrolladas para la aplicación efectiva de la Ley 25.929 en todo el territorio.


Como parte de las acciones desarrolladas en el marco de la Semana Mundial del Parto Respetado, que se celebra hasta el 22 de mayo bajo el lema “Muchas formas de parir, los mismos derechos”, la secretaria de Acceso a la Salud, Sandra Tirado, y la representante de OPS/OMS en Argentina, Eva Jané Llopis, participaron ayer de una jornada en la que se analizaron alcances y desafíos de la Ley 25.929 que garantiza los derechos de las personas gestantes durante el preparto, parto y puerperio.

“El desafío está en recuperar aquellos indicadores que se vieron afectados por la pandemia, el aislamiento y la falta de acompañamiento. Debemos seguir avanzando en el ejercicio de nuestro derecho a decidir cómo parir y elegir quiénes nos acompañan”, expresó la secretaria de Acceso a la Salud, Sandra Tirado, durante la apertura del encuentro que contó con la participación de referentes provinciales, representantes de sociedades científicas y de otros organismos.

La ley de Parto Humanizado fue sancionada en 2004 y establece que todas las personas gestantes tienen derecho a una atención basada en la escucha, la confianza, la intimidad y el respeto por su identidad de género, sexualidad, corporalidad y cultura. Asimismo, esta herramienta protege los derechos de las personas gestantes y de las personas recién nacidas, reconociendo su protagonismo y el de sus vínculos afectivos en el proceso de parto y nacimiento; favoreciendo el fortalecimiento de los entornos protectores de las crianzas y promoviendo la corresponsabilidad en los cuidados.

Durante su exposición, Tirado destacó que el parto respetado es una línea estratégica priorizada por la cartera sanitaria nacional que también “está siendo abordada desde la Ley 1000 días que apunta el acompañamiento, la protección y el cuidado integral de la salud y la vida de las personas gestantes, niñas y niños en los primeros tres años”.

En ese sentido, la funcionara explicó que durante esta semana la cartera sanitaria nacional organizó diversas jornadas de concientización donde se analizaron los avances en la implementación de la Ley de Parto Respetado y se realizaron intercambios sobre experiencias provinciales respecto al rol de los equipos para garantizar el acceso al cuidado integral.

“Esta semana significa una oportunidad para reflexionar y fortalecer la estrategia que permita poner a la persona gestante y a la persona recién nacida en el foco de las acciones de salud pública. Las personas que están pariendo son las protagonistas de esta historia. Tenemos que garantizar la calidad de atención y el cumplimiento de todos los derechos que promueve la ley”, explicó Juliana Finkelstein, a cargo de la Dirección de Salud Perinatal y Niñez.

En este contexto, el director nacional de Abordaje por Curso de Vida, Marcelo Bellone, profundizó sobre la importancia del accionar conjunto para la transformación de las prácticas y agregó que “todos estamos involucrados en la promoción del trato humanizado y el respeto de los derechos” que garanticen el cumplimiento de la ley y la toma de decisiones informadas.

En la segunda parte del encuentro, la representante local por UNICEF, Olga Isaza, destacó los avances en materia normativa en Argentina y en particular la relevancia de las leyes 27.611 de Atención y Cuidado Integral de la Salud durante el Embarazo y la Primera Infancia, conocida como Ley 1000 días; la ley 26.485 para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres, que tipifica la violencia institucional, obstétrica y reproductiva; y la ley 26.873 de promoción de la lactancia, entre otras herramientas jurídicas que involucran a decisores políticos, prestadores de servicios y a las familias gestantes.

“El desafío es cerrar la brecha entre el cuerpo normativo y su aplicación”, detalló Isaza al hablar del acceso, la calidad de los servicios y los diferentes factores que generan inequidad como el género, la edad, las barreras de accesibilidad económica y cultural, la falta de educación en salud reproductiva y el exceso de medicalización, entre otros.

Por último, se reflexionó sobre las experiencias de los equipos de salud y la relación con las comunidades, a partir del relato de casos puntuales en Salta, Neuquén y CABA.

De la actividad participaron también la encargada de la Cooperación Internacional e Intersectorial para el Desarrollo Sustentable de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en Argentina, Cecilia Marzoa; la directora de Géneros y Diversidad del Ministerio de Salud de la Nación, Candela Cabrera; la directora de Programas Especiales de la Secretaría de Políticas contra la Violencia por Razones de Género, del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación, Mariana Seghezzo; la representante del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), Celeste Leonardi; Roberto Casale, de la Sociedad de Obstetricia y Ginecología de Buenos Aires (SOGIBA); Silvana Bermudez, Ignacio Asprea, Florencia Micelli y Lucía Vassallo, integrantes del equipo de referencia para la implementación de la Ley 25.929; referentes de salud sexual y reproductiva de las jurisdicciones, entre otros.

Parto Humanizado

La ley 25.929 garantiza, entre otros, tu derecho a:
● Que respeten tus tiempos y tu intimidad.
● Que no te discriminen.
● Que se facilite su participación como protagonista del parto.
● Elegir a la persona que te acompañará todo el tiempo que lo necesites.
● Que tu bebé esté en su cuna a tu lado, durante toda la internación (a menos que necesite cuidados especiales).
● Que vos y tu familia reciban toda la información necesaria, en un lenguaje claro, sobre tu estado y la evolución del parto y del bebé.
● Conocer los beneficios de la lactancia y recibir apoyo para amamantar.
● Recibir asesoramiento para tu autocuidado y el de tu hija o hijo en esta etapa.
● Conocer los efectos negativos del tabaco, el alcohol y las drogas.

Scroll hacia arriba