¿Sabías que… #2 CESÁREO BERNALDO DE QUIRÓS

 


...nació el 27 de mayo 1879 en Entre Ríos y que murió el 29 de mayo de 1968 en Vicente López?
Nació en Gualeguay (Entre Ríos) el 27 de mayo de 1879 y murió en Vicente López (Buenos Aires) el 29 de mayo de 1968. Casi un niño, a los 13 años, ingresó al taller de Vicente Cotanda y muy pocos años después continuaría su formación en la Sociedad Estímulo de Bellas Artes, donde encontraría maestros de la talla de Ángel Della Valle y Ernesto de la Cárcova.

Luego de recibir el Premio Roma, con sólo 20 años y becado por el gobierno argentino, partió para Italia iniciando una estadía de seis años en Europa. En 1901 obtuvo una mención en la Bienal de Venecia y posteriormente se trasladó a España, donde trabó relación con Ignacio Zuloaga y Joaquín Sorolla. Su cuadro Los segadores fue comprado por el Museo de Arte Moderno de Barcelona. Visitó París, Florencia y Cerdeña- Regresó al país en 1906 donde se integró al grupo Nexus (de corta vida, sólo realizaron tres exposiciones), que además integraban Pío Collivadino, Carlos Ripamonte, Fernando Fader y Rogelio Yrurtia, entre otros.

“Economia Nacional”

En 1910, su obra La Carrera de Sortijas obtuvo el Gran Premio y Medalla de Oro en la Exposición Internacional de Arte del Centenario -en la que había participado con 26 obras- lo que le significó una verdadera consagración. A partir de entonces se sucederán nuevos y numerosos viajes (Europa, Estados Unidos, Canadá) que se alternarán con estadías en Buenos Aires y en su provincia natal. Ejerció la docencia y fue presidente de la Academia Nacional de Bellas Artes. Gran parte de su obra está inspirada en las costumbres del campo y la tradición gauchesca (a partir de 1916 y durante diez años se estableció en el interior de Entre Ríos para estudiar minuciosamente a los hombres y mujeres del lugar) y su serie “Los gauchos” -serie de 30 obras- fue exhibida con singular éxito en los lugares más prestigiosos del mundo: Madrid, Barcelona, Berlín, París, Londres, Nueva York, Boston, Washington, y San Francisco.
Curiosamente nunca quiso vender esta serie, y en la década del ’60 la donó a la Nación con obligación de su exhibición permanente en el Museo Nacional de Bellas Artes, condición que nunca se cumplió. Sólo se exhiben cuatro de estas obras y las restantes se encuentran en depósito.
En otras obras, como El embrujador, El curandero, El patroncito, Aves de presa o Lanzas y guitarras, Quirós nos presenta versiones de una tradición y unos valores que trascienden el paso del tiempo. Se estima que pintó alrededor de 2000 obras, y en vida expuso unas 800.