Ruta 40: el camino al conocimiento que ya sumó más de 2.000 kilómetros de aprendizaje


A un mes del inicio de su partida desde La Quiaca, Jujuy, el laboratorio móvil de Aprender Conectados sigue llegando a distintas comunidades emplazadas sobre la emblemática Ruta 40 para que chicos y grandes experimenten con impresoras 3D, cortadoras láser y drones, entre otros recursos educativos.

Durante octubre, el laboratorio móvil estacionó con su propuesta de fabricación digital, robótica y tecnologías inmersivas en la localidad jujeña situada al límite con Bolivia, así como en Cachi (Salta), Amaicha del Valle (Tucumán), Belén (Catamarca), Chilecito (La Rioja), Valle de la Luna y Media Agua (San Juan), Malargüe (Mendoza) y Chos Malal (Neuquén), donde la ruta nacional alcanza el kilómetro 2.623, precisamente la mitad de su recorrido.

“En cada kilómetro recorrido encontramos a chicos y a grandes con ganas de aprender y de innovar en el uso de las nuevas tecnologías. Además de divertirse y de despertar su curiosidad por estas herramientas, ellos están adquiriendo saberes y competencias para el futuro", señaló Liliana Casaleggio, gerenta general de EDUCAR, la sociedad del Estado que lleva adelante esta iniciativa que a lo largo de 60 días habrá alcanzado a un total de 11 provincias.

"Lo que no sabía era que podía mandar códigos a través de Bluetooth e ir programando a través de un celular. Está bueno porque uno se empieza a interesar, y ya no seremos uno o dos los que queremos aprender a programar, sino varios", se entusiasmó David Efraín Carlos, alumno de la Escuela de Educación Técnica N°1 de La Quiaca, quien, junto a otros 400 chicos, experimentó dentro del laboratorio con cascos de realidad virtual, robots y mini drones en el inicio de su recorrido por la provincia de Jujuy.

Por su parte, María, alumna de la escuela secundaria Los Berros, de Media Agua, recurrió al Router CNC del laboratorio para hacer el cartel que le faltaba a su escuela, mientras que Orlando García, docente de Amaicha del Valle, nos contó emocionado cómo logró utilizar junto a sus alumnos los programas Scratch y MakeBlock para desarrollar el armado de un sistema de riego automático para la huerta de la Escuela 217, ubicada sobre la ruta.

Ruta 40: el camino al conocimiento que ya sumó más de 2.000 kilómetros de aprendizaje

En cada parada, las escuelas visitan al laboratorio móvil para que los estudiantes puedan apropiarse de las diferentes propuestas del tráiler, aunque el espacio también está abierto para que toda persona de la comunidad pueda acercarse, conocer las propuestas tecnológicas e identificar una temática específica del lugar que sirve como eje para orientar las actividades.

“La tecnología es lo que más llama la atención de los chicos. Esto ya es un sueño para mí y para los chicos”, resumió Juan José Luna, docente de la escuela 289 de Belén, donde el camión fue despedido al ritmo de una chacarera.

En las próximas semanas, el laboratorio móvil de EDUCAR Sociedad del Estado continuará transitando nuevos caminos hacia el conocimiento en las localidades de Villa La Angostura (Neuquén), El Bolsón (Río Negro), Río Mayo (Chubut), y Calafate y Río Gallegos (Santa Cruz).