Rossi junto a Vizzotti encabezó el acto que dio por finalizada con éxito la Campaña Antártica de Verano preservando las bases argentinas del covid-19

En el mediodía de ayer, el Ministro de Defensa Agustín Rossi junto a su par de Salud Carla Vizzotti, encabezaron la ceremonia que dio por finalizada oficialmente la 117º Campaña Antártica de Verano 20/21, que en esta oportunidad debido a la pandemia por el coronavirus, se realizó bajo estricto protocolo sanitario.


En el acto, que se llevó adelante en el Apostadero Naval de la ciudad de Buenos Aires, se reconoció al personal militar que logró realizar con éxito las tareas de reabastecimiento y cambio de dotaciones en las bases argentinas del continente blanco, preservando el ingreso del coronavirus. “Finalizar esta campaña antártica sin ningún caso de Covid en la Antártida Argentina es un mérito cuyos autores fueron tanto quienes la planificaron como todo el personal militar que trabajó durante su desarrollo”, afirmó Rossi al ponderar el inmenso trabajo del personal militar encargado de brindar apoyo logístico a las bases argentinas.

El titular de la cartera calificó de “inconmensurable” el esfuerzo que durante 140 días hicieron los 185 embarcados, entre personal científico y militar del Irízar, que estuvieron sin bajar a puerto durante todo ese tiempo, quienes además “venían de estar 15 días encapsulados como metodología de prevención y cuidado”. Y agregó: "Esto demuestra que cuando uno se cuida es posible esquivar el Covid. Ahora que hay tantas críticas a los cuidados. Este fue un esfuerzo enorme del personal militar y civil, del cual estoy profundamente orgulloso”.

Entre los logros de esta edición de la CAV, el funcionario destacó la importancia que tiene en materia de política ambiental el hecho de haber podido recolectar tres veces más basura de la que se venía recuperando años anteriores. Y en esa línea, explicó que cada campaña antártica “es un ejercicio de planificación que cuando zarpa el Irizar ya estamos pensando en la próxima campaña”.

“La Antártida es un objetivo permanente, el Atlántico Sur es un objetivo estratégico permanente para nuestro país”, aseveró el titular de Defensa, quien reiteró que “está claro que el Atlántico Sur es un espacio geopolítico militar estratégico. La presencia de Gran Bretaña en Malvinas es eso. Hay un enclave militar británico tiene que ver con su proyección al Atlántico Sur y hacia la Antártida”.

“Nuestra manera de equilibrar ese escenario de fuerzas es aumentar nuestra presencia en el Atlántico Sur. La base naval que se va a construir en Ushuaia será la más importante del sur”, sostuvo Rossi, y concluyó: “Todo esto no lo podríamos hacer sin la profunda vocación antártica de las Fuerzas Armadas”.

Por su parte, Vizzotti destacó “el compromiso y la dedicación de cada efectivo de las Fuerzas Armadas”, tras felicitar expresamente al contingente de la CAV 117°. “Cada campaña es patriótica -dijo la funcionaria- pero esta lo es especialmente por haberse podido desarrollar con la pandemia que vive el mundo”.

“Escuchaba el trabajo que han realizado y les digo que esta campaña 117 ha sido una campaña especial, con el doble de trabajo, con el doble de esfuerzo y sacrificio, por eso la recepción tiene que tener el doble de reconocimiento y jerarquización del inmenso trabajo que ha hecho cada una y cada uno de los tripulantes durante estos cinco meses”, expresó la ministra de Salud nacional.

“Los felicito por este logro inmenso que es este Covid cero en la Antártida. Como ministra de salud y como argentina me llena de orgullo que nuestras Fuerzas Armadas hayan llevado adelante esta campaña con este compromiso y dedicación”, afirmó Vizzotti al agradecer esta oportunidad de poder poner en valor desde el Ministerio de Salud este logro del Ministerio de Defensa y de las Fuerzas Armadas. “Es importante, desde la cartera sanitaria entender, reconocer, valorar y felicitar el esfuerzo que han llevado adelante”.

Con el arribo del Rompehielos A.R.A. “Almirante Irizar” a Buenos Aires se da por concluida formalmente la Campaña Antártica de Verano 2020/21, ya que este buque cumple una función primordial en el apoyo logístico de las 13 bases que la Argentina tiene desplegadas en el continente antártico.

Esta edición de la campaña logró cumplir con todos los protocolos sanitarios de prevención y finaliza exitosamente sin reportar casos de Covid. Todo el personal que participó de la misma, tanto militares como civiles, cumplieron una rigurosa cuarentena y fueron sometidos a test de PCR antes de desplegarse al continente antártico. Además, las distintas tripulaciones de los buques, una vez arribado a las bases, debieron permanecer embarcadas a fin de preservar las distintas burbujas.

La incorporación de estas medidas no impidieron cumplir con todos las acciones que se desarrollan normalmente en una campaña de verano. Se elevaron los niveles de reserva de combustible y víveres de las bases permanentes, e incluso, en esta ocasión, se replegó el máximo histórico de residuos, dejando a las bases Orcadas, San Martín y Esperanza sin basura.

Bajo la coordinación y responsabilidad del Comando Conjunto Antártico (COCOANTAR), dependiente del Estado Mayor Conjunto de las FFAA, participaron de la CAV personal del Ejército Argentino, de la Armada Argentina, de la Fuerza Aérea Argentina, de la Dirección Nacional del Antártico, del Instituto Antártico Argentino, del Servicio de Hidrografía Naval y del Servicio Meteorológico Nacional.

La Campaña Antártica de Verano en cifras:

El Componente Aéreo del Comando Conjunto Antártico dispuso la utilización de los Sistemas de Armas Hércules C-130, Twin Otter y Bell 212, pertenecientes a la Fuerza Aérea Argentina. Estos medios realizaron vuelos de Sostén Logístico Antártico, de apoyo a las actividades científicas, traslado de dotaciones de las bases y en el transporte de cargas, totalizando 475 horas de vuelo.

Por su parte, el Componente Naval dispuso el Rompehielos A.R.A. “Almirante Irizar”, los helicópteros Sea King dependientes de la Segunda Escuadrilla Aeronaval de Helicópteros (EAH2), el Transporte A.R.A. “Canal Beagle”, y el Aviso A.R.A. “Bahía Agradable”, pertenecientes a la Armada Argentina, en los que se desplegaron un total de 392 personas y se alojó en tránsito a 185 personas en el Rompehielos.

Para el desarrollo de las operaciones se navegaron 31.550 millas náuticas, se utilizaron 130 horas en embarcaciones menores (lanchas EDPV, botes semirígidos Pumar y MK6) y 250 horas de vuelo en los helicópteros Sea King.

Por lo detallado, esta campaña fue la operación naval de mayor duración en la historia de la Armada Argentina sin que las tripulaciones desembarquen.

Las Unidades de la Armada durante 140 días brindaron apoyo a las actividades científicas, completaron el recambio de las dotaciones y el reabastecimiento de las seis bases permanentes, Marambio, Esperanza, Carlini, Orcadas, Belgrano y San Martín. Además, se realizaron inspecciones de las bases temporarias Petrel y Cámara y se realizó el apoyo logístico en tareas realizadas por la Dirección Nacional del Antártico en el Refugio Gurruchaga.

La carga entregada se compuso por 1019,17 m3 de GOA a granel, 1304 tambores de combustible, 278 tubos de gas, 617,6 m3 de carga general, 3 vehículos, 1 generador, 2
botes y 2 motores fuera de borda.

Los residuos retirados del continente antártico superaron 3 veces la cantidad replegada históricamente. Durante esta campaña la evacuación de residuos antárticos clasificados incluyó el contenido de 2870 tambores y 37 cajones, además de 70 pallets y 1002 tambores compactados, totalizando aproximadamente 400 toneladas con un volumen cercano a los 1.000 metros cúbicos.

Asimismo, como carga de repliegue se transportaron 403 tubos de gas y diversos equipos para su reacondicionamiento y puesta en servicio para ser desplegados nuevamente en la próxima campaña.

Además, el Aviso A.R.A. “Puerto Argentino” estuvo afectado a la Patrulla Antártica Naval Combinada con la Armada de Chile, a requerimientos no programados de la Dirección Nacional del Antártico; y se realizó un traslado sanitario de un herido desde la Base San Martín.

La CAV 2020/2021 cumplió con los objetivos logísticos y científicos previstos y se pudo hacer alcanzando el logro más importante impuesto al inicio de la misma: evitar el ingreso del virus al continente blanco.

Asistieron junto al ministro la subsecretaria de Planeamiento Operativo y Servicio Logístico de la Defensa, Lucia Kersul y representantes de la Dirección Nacional del Antártico, entre otros.

Estuvieron presentes también el titular del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, general de División Juan Martín Paleo; los jefes del Ejército, general de División Agustín Humberto Cejas; de la Armada, vicealmirante Julio Horacio Guardia; de la Fuerza Aérea, brigadier Mayor Xavier Julián Isaac; el comandante Operacional del EMCO, general de Brigada Martín Deimundo Escobal; y el comandante del Comando Conjunto Antártico, general de Brigada Edgard Calandin y el segundo Comandante Operacional, Carlos Allievi.