Roldán analiza la actualidad de los nadadores argentinos

El Head Coach del seleccionado argentino cuenta cómo es trabajar a distancia para seguir la evolución de las y los atletas.


Los nadadores del seleccionado argentino se entrenan en distintos puntos del país bajo el protocolo presentado por la Confederación Argentina de Deportes Acuáticos (CADDA), que recibió la autorización especial para los deportistas clasificados a Tokio y de proyección olímpica, respetando las habilitaciones sanitarias de sus lugares de residencia.

El jefe técnico del seleccionado de natación, Gustavo Roldán, cuenta como se trabaja a distancia para seguir la evolución y los entrenamientos de las y los nadadores argentinos que volvieron a la actividad tanto en el país como en el exterior. “A la única que estoy entrenando en la pileta es a Delfina (Pignatiello); el resto de los chicos lo hacen con su técnico y los que no tienen reciben un plan de trabajo”, dice quien está al frente de la Selección desde 2013. "Nuestro coach, el australiano Bill Sweetenham, nos dio una planificación que se suma a lo que les pueda pasar yo a los entrenadores, pero después todo depende de las situaciones de espacio y tiempo de pileta que tiene cada uno”.

El panorama de la natación en los países que son potencia en esta disciplina difiere bastante de la situación argentina, ya han vuelto a las competencias locales e incluso regionales en países del hemisferio norte como Estados Unidos, Hungría, Italia, Austria y algunos países asiáticos. “En Argentina, hasta el verano es muy difícil que podamos organizar competencias, incluso para los nadadores de selección. Estimamos poder realizar para esa época alguna competición local o regional, primero vamos a tener que cumplir cuatro o seis semanas de que vuelvan a nadar todos”, dice Roldán.

Roldan, que ya estuvo en tres Juegos Olímpicos como entrenador (Sídney 2000, Beijing 2008 y Rio 2016), reconoce las complicaciones en el camino para alcanzar los tiempos para las marcas “A” de clasificación olímpica pero se ilusiona con que los nadadores argentinos puedan hacerlo: “Sabemos que la vara está bastante alta pero también que muchos de los chicos lo pueden lograr, vamos a tener que trabajar mucho, hacer concentraciones, competencias y, sobre todo, poner toda la energía almacenada durante la cuarentena para ponernos competitivos antes de ese periodo”.

Los nadadores argentinos en actividad:

Delfina Pignatiello, Virginia Bardach, Guido Buscaglia, Ivo Cassini, Belén Diaz, Lucía Gauna, Guillermina Ruggiero y Nahuel Martin practican en diferentes localidades de la provincia de Buenos Aires, mientras que Federico Grabich, Gabriel Morelli, Martín Carrizo y Nicolás Deferrari entrenan en Santa Fe. Andrea Berrino, Cecilia Biagioli y Macarena Ceballos lo hacen en Córdoba, en tanto que Robert Strelkov nada en Salta y Anna Huusmann en Río Negro.

Por su parte, tres nadadores han vuelto a la actividad fuera del país: Santiago Grassi en Estados Unidos, Julia Sebastián en Brasil y Joaquín González Piñeiro en Dubai.