Roberto Arias expuso en la Conferencia sobre impuestos a la riqueza del FMI y el Grupo Banco Mundial

 


El secretario de Política Tributaria, Roberto Arias, participó este martes de una conferencia internacional sobre impuestos organizada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Grupo del Banco Mundial, en donde se discutieron los desafíos políticos clave que enfrentan los países en desarrollo para abordar la desigualdad de ingresos y riqueza, y el papel de los impuestos para reducirla.

La conferencia estuvo moderada por Chiara Bronchi, gerenta de Prácticas de Políticas Fiscales y Crecimiento Sostenible del Departamento de Prácticas Mundiales de Macroeconomía, Comercio e Inversión del Banco Mundial.

En este marco, Arias expuso sobre la experiencia argentina en torno a los impuestos sobre la propiedad y riqueza y mencionó qué lecciones pueden extraerse para otros países que están intentando utilizar este instrumento impositivo.

En este sentido, el secretario destacó el rol del Aporte Solidario y Extraordinario para ayudar a morigerar los efectos de la pandemia, al sostener que “gravó patrimonios superiores a un millón de dólares aproximadamente y alcanzó a 10 mil personas en el país”. “Esas 10 mil personas pagaron en conjunto un monto equivalente al 0,7% del PBI”, dijo, y estimó que “entre Bienes Personales y el Aporte Solidario se va a recaudar cerca del 1,5% del PBI, gravando a personas de alto patrimonio”. “Esto fue muy bueno porque se recaudaron recursos que ayudaron a atacar los problemas que generó la pandemia”, afirmó.

En esta línea, Arias afirmó que desde el gobierno argentino se considera que estas iniciativas dan “progresividad” al sistema tributario y que, detrás de ellas, “hay una cuestión de justicia social”.

Durante su intervención, el secretario también manifestó que “la recaudación del impuesto a los Bienes Personales se ha mantenido con cierta relevancia cercana al 0,3 y 0,4% del PBI” y precisó que este tributo experimentó “una reducción a partir de 2016”, pero que desde el 2019 se recuperó, “llevando las alícuotas al nivel histórico y agregando una sobrealícuota para los bienes que están en el exterior”. Concretamente, destacó que el tributo “tiene una alícuota que llega al 1,25% del total de los activos y para los activos en el exterior se agrega una alícuota adicional que llega al 2,25%”. Esa decisión permitió que “en el 2020 la recaudación sea casi un punto del PBI”, dijo Arias, y consideró que se trata de “una cantidad muy importante de dinero que ayuda a fortalecer las finanzas públicas a través de un impuesto que es altamente progresivo”.

Además Arias indicó que Bienes Personales, es “un impuesto que tiene un mínimo no imponible que permite que solo 300 mil personas lo paguen”. “Es el 0,6% de la población”, agregó el secretario de Política Tributaria.

En cuanto a los “problemas en la administración” y de “los comportamientos de algunos contribuyentes” que puede acarrear Bienes Personales, Arias afirmó que están “la subdeclaración de activos financieros en el exterior o dinero en efectivo”. Al respecto, destacó el papel de “todas las iniciativas a nivel internacional de cooperación e intercambio de información”, que calificó de “fundamentales”.

La conferencia se realizó bajo el diagnóstico de que la desigualdad y la concentración extrema de los ingresos y la riqueza aumentó en muchos países: recientemente, se demostró que la participación del 1% superior en el ingreso mundial ha sido entre tres y cuatro veces mayor que la participación del 50% inferior.

Además de Arias, en el panel expusieron Suryo Utomo, Director General de Impuestos del Gobierno de Indonesia; Azura Othman, directora ejecutiva del Instituto Colegiado Islámico de Profesionales de Finanzas; y un representante del Gobierno de Macedonia del Norte.

En el siguiente panel también participó economista de la Universidad de Berkeley, Emmanuel Saez, referente mundial en temas de desigualdad e impuestos a la riqueza.