Repudio ante la violencia simbólica y política ejercida contra Florencia Peña

Comunicado conjunto entre los observatorios del Ministerio de las Mujeres, el ENACOM, la Defensoría del Público y el INADI ante la violencia simbólica y política ejercida contra Florencia Peña.


Desde el Observatorio de las Violencias y Desigualdades por Razones de Género del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, el Observatorio de Discriminación en los medios del Instituto Nacional contra la Discriminación, Xenofobia y Racismo (INADI), el Observatorio contra la Discriminación en Radio y TV del Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) y el Observatorio de la Desinformación y la Violencia Simbólica en Medios y Plataformas Digitales de la Defensoría del Público, manifestamos nuestro repudio y preocupación frente a los dichos descalificatorios que afectaron a la actriz y conductora Florencia Peña, así como también, a otras mujeres, que visitaron la Quinta Presidencial de Olivos en mayo de 2020.

La libertad de expresión y el acceso a la información son pilares fundamentales para el ejercicio de la democracia. Por eso, el rol que asumen los medios de comunicación al transmitir información debe ser ejercido con responsabilidad de la función social que desarrollan. En este sentido, la difusión de los dichos que afectaron a Florencia Peña, sin un adecuado abordaje, tienen un impacto no solo sobre la persona en sí, sino también sobre la sociedad en su conjunto.

Estas expresiones dan cuenta de patrones socioculturales que reproducen desigualdad y que establecen jerarquías entre los géneros, las diversas orientaciones sexuales, identidades o expresiones de género. Es por eso que el efecto de las descalificaciones sufridas por Peña nos impactan a todos/as/es.

La reproducción de estereotipos de género que sexualizan y estigmatizan a las mujeres y LGTBIQ+ constituyen actos de violencia simbólica y política, tipificados en la Ley N° 26.485 de Protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en todos los ámbitos en los que desarrollen sus relaciones interpersonales sancionada en marzo de 2009.

El marco normativo interno e internacional exige la erradicación de estos estereotipos que reproducen las violencias de géneros, es decir, la eliminación de esos consensos sociales y simbólicos que deben ser leídos como prácticas modificables a través de acciones que promuevan un cambio cultural.

En este sentido, las descalificaciones hacia Peña ponen de manifiesto la necesidad de promover buenas prácticas para evitar este tipo de violencia pero, sobre todo, muestran que es necesario que no queden impunes.

Es por eso que los organismos aquí representados nos ponemos a disposición para trabajar en conjunto con los distintos sectores e instituciones para lograr una sociedad más democrática, libre de estereotipos y discriminaciones, pero sobre todo, para alcanzar una Argentina Unida libre de violencias por motivos de género.