Relevamiento Territorial: garantizar el derecho al territorio de los pueblos indígenas

El derecho al territorio es una de las demandas más importantes de los pueblos indígenas de Argentina. Este derecho es reconocido en el artículo 75 de la Constitución Nacional, el Convenio 169 de la OIT –de rango constitucional- y el Código Civil de la Nación.


Para garantizarlo, el Estado nacional, a través del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas, lleva a cabo el Programa Relevamiento Territorial de Comunidades Indígenas, el cual tiene tres objetivos generales –de acuerdo a la Ley 26.160, creadora del Programa-:

  • El reconocimiento de la Ocupación Actual, Tradicional y Pública que realizan las comunidades indígenas;
  • Impedir los eventuales desalojos en territorios comunitarios de actual ocupación tradicional;
  • Recabar información sobre los diversos aspectos sociales, culturales, bióticos y geográficos que configuran los territorios indígenas.

¿Por qué es tan importante el territorio para los pueblos originarios?

Para responder esta pregunta, debemos comprender el significado que la tierra tiene para ellos.

El territorio es esencialmente un espacio social y cultural, portador de significados que van más allá de la propiedad material de la tierra. Esta concepción del territorio es una construcción simbólica e histórica, en la que se reproducen las costumbres, saberes, formas de subsistencia, idioma, ceremonias sagradas, la cultura y la identidad de cada pueblo.

Se trata de una concepción ancestral en la que la naturaleza y el hombre no están separados, ni uno sobre el otro, sino en unión y equilibrio. Pero no todo fue tan simple. Los pueblos indígenas sufrieron un largo proceso de empobrecimiento, marginación expulsión de sus territorios y pérdida de su patrimonio cultural. En la actualidad, sólo un tercio de las personas autorreconocidas como indígenas vive en sus territorios tradicionales. El resto de las comunidades se encuentra asentado en centros urbanos. Urbanos o rurales, los pueblos originarios resisten día a día para conservar su cultura y su identidad.

Es aquí donde el Relevamiento Territorial se vuelve una herramienta fundamental, ya que protege a las comunidades de desalojos y conflictos con terceros. Si bien el Relevamiento no significa la titularización de las tierras, es un primer paso en el reconocimiento del Estado sobre las tierras comunitarias que de manera actual, tradicional y pública ocupan las comunidades indígenas.

Durante el Relevamiento Territorial, un equipo técnico multidisciplinario lleva a cabo distintas acciones con el objetivo de fundamentar la ocupación territorial de la comunidad: por un lado, los tècnicos recorren el territorio georreferenciando con GPS la zona de ocupación de la comunidad, para luego volcar esa información en un mapa a través del Sistema de Información Geográfica. Los técnicos del área Social realizan entrevistas para registrar los usos del territorio, las costumbres, ceremonias y demás aspectos culturales, y completan un Cuestionario Socio Comunitario donde se vuelcan los recursos y necesidades de la comunidad. Finalmente, el equipo jurìdico analiza la situación territorial y dominial, y elabora propuestas de solución de conflictos.

Al finalizar el Relevamiento, el INAI entrega a la comunidad una Carpeta Técnica que contiene toda esa información, como fundamento de la ocupación territorial de la comunidad. Es importante resaltar que todo este proceso cuanta con la plena participación de miembros de las comunidades y representantes del Consejo de Participación Indígena, la cual enriquece y legitima esta política pública.

El Programa de Relevamiento Territorial de Comunidades Indígenas ya lleva relevadas alrededor de 800 comunidades. Se trata de alrededor del 50% del total de comunidades.

El reconocimiento de los territorios comunitarios y de las comunidades como sujetos de derecho por parte del Estado, ha comenzado no sólo a revertir historias de invisibilización, discriminación y despojo, sino que ha permitido empezar a transitar un nuevo vínculo entre las comunidades indígenas del país y el Estado. Con ese mandato seguimos trabajando todos los días junto a los pueblos indígenas de nuestro país.