Registro nacional de Cannabis: Una oportunidad para mejorar la calidad de los tratamientos médicos, el desarrollo local y la soberanía tecnológica

Gracias al trabajo conjunto con el Ministerio de Salud y el INASE, el país contará con genética y semillas nacionales que permitirán un mejor acceso a medicamentos para el tratamiento de distintas patologías y significará también un gran empuje para el fortalecimiento de una producción local, segura y de calidad


La Resolución N°5/2021 firmada por el Instituto Nacional de Semillas (INASE), dependiente del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, y el Ministerio de Salud, que establece la autorización para el registro de variedades de Cannabis Sativa L para uso medicinal; constituye un gran paso para el desarrollo de herramientas que faciliten el acceso a la planta de Cannabis y sus derivados como tratamiento, porque permitirá avanzar en la trazabilidad de las genéticas obtenidas y someterlas a certificaciones nacionales, para su utilización como insumos en la producción de cultivos controlados y en la elaboración de productos seguros y de calidad para el ámbito medicinal.

Al respecto, el titular del INASE, Joaquín Serrano, consideró que “el anuncio de ayer fue muy especial, porque cumple con una de las grandes metas planteadas por la actual conducción del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca en materia de investigación y desarrollo científico a nivel territorial. Poder tener variedades nacionales certificadas es un paso muy grande en materia de genética y para la producción de medicamentos argentinos, pero también para el fortalecimiento de proyectos productivos a nivel local”.

En tanto, el director de Articulación Federal, Gabriel Giménez, destacó que lo más importante de la Resolución es que “habilitó el registro de la semilla nacionales, certificadas, dentro de la Ley 27.350, que es la que reglamentó nuestro gobierno a favor de los usuarios, para que todos puedan tener acceso al aceite medicinal a un precio razonable y de calidad”, y agregó que “esto favorece también el desarrollo en investigación para muchas otras patologías, fortalece la producción local y al clúster semillero, a los pequeños y medianos productores, porque tiene mucho componente de arraigo y local. Es una oportunidad muy grande, el inicio de algo que no tiene techo, porque garantiza salud, desarrollo científico y sobre todo autonomía y soberanía tecnológica al tener semillas nacionales”.

La Resolución, publicada hoy en el Boletín Oficial, entiende que la habilitación del uso de germoplasma nacional de Cannabis sativa L. para uso medicinal impactará positivamente en los distintos actores de la incipiente cadena.

En ese sentido, la promulgación de esta nueva normativa es importante porque garantizará el objetivo central de la Ley Nº 27.350, en relación con el acceso al cannabis medicinal por parte de ciudadanos y ciudadanas, y permitirá a quienes cultivan sus propias plantas, el acceso a semillas de calidad e identidad certificadas y, a quienes consumen sus productos, información fehaciente sobre ello.

Por otro lado, pondrá en valor el trabajo de todos aquellos que a lo largo de estos años han investigado y estudiado las propiedades de la semilla de esta especie, aun cuando la actividad no estaba contemplada en la Ley y posibilitará la comercialización y eventualmente la utilización del derecho de obtentor.

En definitiva, la normativa colaborará en la ampliación de la soberanía tecnológica, al permitir la investigación, el desarrollo y el mejoramiento de variedades aplicadas al territorio nacional con sus características propias.
reunión