Régimen de Promoción de Biotecnología: convocatoria a proyectos de investigación

Se abrió una nueva convocatoria para el acceso a los beneficios del Régimen de Promoción de Biotecnología, que consiste en beneficios fiscales para proyectos de investigación y desarrollo que prioricen las exportaciones,


Se abrió una nueva convocatoria para el acceso a los beneficios del Régimen de Promoción de Biotecnología, que en consiste beneficios fiscales para proyectos de investigación y desarrollo que prioricen las exportaciones, la contratación de personal altamente calificado y los desarrollos biotecnológicos que busquen mitigar los efectos generados por la pandemia de COVID-19.

La reglamentación de la convocatoria para un nuevo Régimen de Promoción del Desarrollo y Producción de la Biotecnología Moderna fue publicada hoy en el Boletín Oficial, con la Disposición 1/2020 de la Subsecretaría de Economía del Conocimiento, que depende el Ministerio de Desarrollo Productivo.

Esta convocatoria, enmarcada en la ley 26.270 de Promoción de la Biotecnología Moderna, otorga beneficios fiscales a personas humanas o jurídicas que presenten proyectos de investigación y desarrollo, producción de bienes y servicios, mejoramiento de procesos y/o productos, contemplados en la ley.

Para este año, los beneficios en devolución anticipada de IVA y de amortización acelerada en el Impuesto a las Ganancias por bienes de capital utilizados en los proyectos, contarán con una asignación de $ 200 millones de cupo fiscal destinado a nuevos proyectos o aquellos ya aprobados en convocatorias anteriores, lo que representa el doble de la asignación realizada en 2019 (que para el año pasado se distribuyó en 55% para amortización acelerada de impuesto a las ganancias, y 45% en devolución anticipada de IVA).

Esta convocatoria está abierta hasta el 19 de octubre o hasta agotar el cupo fiscal de $ 200 millones antes mencionado. Además, cuenta con un sistema simplificado para proyectos ya aprobados lo que permitirá que beneficiarios de convocatorias anteriores puedan pedir nuevos beneficios vinculados a proyectos ya aprobados y lograr continuarlos.

Los nuevos criterios de elegibilidad están basados en el análisis de 3 aspectos fundamentales: impacto socioeconómico local y regional, dando prioridad a aquellos que favorezcan la diversificación de la matriz productiva y cuyos productos tengan como destino la exportación; la incorporación de personal altamente calificado (personas con título de posgrado en áreas asociadas a las ciencias de la vida e ingeniería) con perspectiva de género e inclusión en la solvencia técnica del proyecto; y dar respuesta a prioridades fijadas por el Gobierno Nacional o Provincial con el objeto de favorecer desarrollos biotecnológicos que busquen mitigar los efectos generados por la pandemia de COVID-19.

La Biotecnología es una de las principales fuentes de innovación tecnológica y transformación productiva para el proceso de crecimiento y desarrollo de la economía nacional.

La Ley 26.270 sancionada en 2007 durante la presidencia de Néstor Kirchner, tiene por objeto promover el desarrollo y la producción de la “Biotecnología Moderna”, entendida como toda aplicación tecnológica que, basada en conocimientos racionales y principios científicos provenientes de la biología, la bioquímica, la microbiología, la bioinformática, la biología molecular y la ingeniería genética, utiliza organismos vivos o partes derivadas de ellos para la obtención de bienes y servicios, o para la mejora sustancial de procesos productivos y/o productos.

Se aplica en numerosos campos, como por ejemplo salud, agricultura o industria. Argentina se encuentra dentro de los primeros 20 países del mundo en cantidad de empresas biotecnológicas, superando las 200 empresas, las cuales más de la mitad fueron creadas a partir de esta ley.