Reconocimiento de Human Rights Watch al Gobierno por su postura en la OIT sobre trabajo decente para trabajadores domésticos

Fragmentos de la nota: “...agradecer a su gobierno por el liderazgo que demostró en los recientes debates con relación a la propuesta de un nuevo instrumento de la OIT sobre Trabajo Decente para trabajadores domésticos, durante la Conferencia Internacional de Trabajo...”. “...Nos gustaría resaltar particularmente las intervenciones valiosas y persuasivas de la portavoz de la delegación de su gobierno, Dra. Noemí Rial.”


Julio de 2010

Carlos Alfonso Tomada Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación Av Leandro N. Alem 650 (C1001AAO) Ciudad Autónoma de Buenos Aires República Argentina

Vía fax: (00 54 11) 4310-6315

Estimado Ministro Tomada:

Le escribimos de parte de Human Rights Watch (*) para agradecer a su gobierno por el liderazgo que demostraron en los recientes debates en relación con la propuesta de un nuevo instrumento de la OIT sobre Trabajo Decente para trabajadores domésticos, durante la Conferencia Internacional de Trabajo que tuvo lugar en Ginebra del 2 al 18 de junio de 2010.

Valoramos encarecidamente el voto de su gobierno apoyando una convención vinculante acompañada por una recomendación para proveer la protección imprescindible a algunos de los trabajadores más vulnerables del mundo, así como para hacer avanzar la labor para prevenir el tráfico de personas, el trabajo forzado y las peores formas de trabajo infantil.

Nos gustaría resaltar particularmente las intervenciones valiosas y persuasivas de la portavoz de la delegación de su gobierno, la Dra. Noemí Rial. Hubo varios debates en los que jugó un papel clave en la construcción del consenso para ciertas disposiciones indispensables, fortaleciendo las protecciones propuestas y negociando un lenguaje que pudiera alcanzar el mayor acuerdo entre los representantes reunidos.

Las intervenciones argentinas fueron especialmente constructivas en el reconocimiento de la necesidad de extender la protección a las niñas, apoyando la necesidad de establecer términos y condiciones claros de empleo para los trabajadores domésticos, y secundando la introducción de disposiciones para regular y monitorear las agencias de intermediación.

Adicionalmente, apreciamos la oposición expresada por su gobierno a las propuestas que podrían haber debilitado significativamente el borrador de la convención con, por ejemplo, lagunas fácilmente aprovechables que podrían haber permitido que una proporción importantes de la remuneración de los trabajadores domésticos fuera pagada en especie en lugar del salario.

Esperamos con entusiasmo poder continuar trabajando con su gobierno en la preparación y desarrollo de la Conferencia Internacional de Trabajo de 2011, cuando la propuesta de Convención de la OIT sobre Trabajo Decente para los Trabajadores Domésticos entre en la fase final de negociaciones y se someta a voto para su aprobación.

Agradecemos nuevamente su liderazgo y apoyo en la defensa de los derechos humanos de los trabajadores domésticos.

Sinceramente, Jo Becker (directora de promoción de los derechos del niño de Human Rights Watch)

- Nisha Varia (investigadora en jefe de la División de Derechos de la mujer de Human Rights Watch)

(*)Human Rights Watch es una de las principales organizaciones internacionales independientes dedicadas a la defensa y la protección de los derechos humanos. Al concentrar la atención mundial en los lugares donde se violan los derechos humanos, dan voz a los oprimidos y exigen cuentas a los opresores por sus crímenes.

Human Rights Watch es una organización de derechos humanos no gubernamental y sin fines de lucro que cuenta con un equipo de más de 275 personas en todo el mundo. Su personal está integrado por profesionales de los derechos humanos que incluyen a expertos en países, abogados, periodistas y académicos con diversas experiencias y nacionalidades.

Desde la creación de Human Rights Watch en 1978, se le han reconocido la precisión de sus averiguaciones, la imparcialidad de sus informes y su eficacia en el uso de medios de comunicación y campañas específicas, con frecuencia, en asociación con grupos locales de derechos humanos. Cada año, Human Rights Watch publica más de un centenar de informes y documentos informativos sobre las condiciones de los derechos humanos en unos 80 países, los cuales generan una intensa cobertura mediática nacional e internacional.

Gracias a la influencia de este trabajo, Human Rights Watch se reúne con gobiernos, las Naciones Unidas, organismos regionales como la Unión Africana y la Unión Europea, corporaciones e instituciones financieras para promover cambios en las políticas y las prácticas que fomentan los derechos humanos y la justicia en todo el mundo.