Recomendaciones para mejorar la seguridad en los procedimientos quirúrgicos

La Dirección Nacional de Calidad en Servicios de Salud y Regulación Sanitaria difunde una serie de medidas para mejorar la seguridad en los procedimientos quirúrgicos en todas las instituciones sanitarias y promover la implementación y el uso correcto del listado de verificación de la cirugía.


A partir de un incidente reciente de público conocimiento que causó efectos graves y permanentes para una persona relacionados con la seguridad al momento de una cirugía, la Dirección Nacional de Calidad en Servicios de Salud y Regulación Sanitaria cree necesario comunicar algunos conceptos importantes.

Tradicionalmente, la seguridad del paciente se basó en la responsabilidad individual de los profesionales intervinientes. Se asumía que profesionales diligentes, prudentes y con un adecuado desarrollo de sus competencias (mayormente técnicas), garantizaban una práctica exenta de daños evitables. Sin embargo, desde hace tiempo se conoce que no alcanza con el esfuerzo individual para prevenir eventos adversos relacionados con la atención de la salud y que se debe poner el énfasis en medidas sistémicas para evitar que ocurran. Aunque muchas de ellas son simples y de bajo costo económico, aún no se encuentran ampliamente implementadas.

Con el objetivo de mejorar la seguridad en los procedimientos quirúrgicos en todas las instituciones sanitarias y promover la implementación y el uso correcto del listado de verificación de la cirugía, esta Dirección recomienda:

Desarrollar acciones para la implementación, adaptación, uso adecuado y evaluación de la utilización del Listado de Verificación para la Cirugía Segura aprobado por resolución 28/2012 del entonces Ministerio de Salud (ver más abajo).

Desarrollar acciones que comprometan a todo el personal que participa del procedimiento quirúrgico (cirujanos, anestesiólogos, instrumentadoras, etc.) en lo siguiente:

  • Desarrollar métodos para prevenir daños causados por la administración de anestésicos, a través del monitoreo continuo del paciente durante la cirugía.
  • Prepararse para reconocer y reaccionar con eficacia frente a pérdidas de vía aérea o de función respiratoria que podrían ser letales.
  • Prepararse para reconocer con eficacia el riesgo de alta pérdida de sangre.
  • Prevenir reacciones adversas o una reacción negativa entre drogas en casos en los cuales se sabe que el paciente tiene alto riesgo de estos eventos.
  • Utilizar constantemente los métodos conocidos para reducir al mínimo el riesgo para la infección del sitio quirúrgico.
  • Prevenir la retención inadvertida de instrumentos o de esponjas en heridas quirúrgicas.
  • Identificar y almacenar correctamente todas las muestras quirúrgicas.
  • Comunicarse e intercambiar con eficacia la información crítica para la conducta segura de la operación.
  • Comunicarse e intercambiar con eficacia la información crítica en la transferencia del paciente desde el quirófano hacia otros sectores de la institución.
  • Establecer un sistema de vigilancia rutinaria de la capacidad, del volumen y de los resultados quirúrgicos en los hospitales y sistemas de la salud.
  • Asegurar la documentación y descarte de las drogas anestésicas utilizadas durante la cirugía.

Listado de Verificación para la Cirugía Segura

El Listado de Verificación para la Cirugía Segura promueve la adherencia a prácticas de seguridad establecidas y requiere de recursos mínimos para su aplicación. Por resolución 28/2012 del entonces Ministerio de Salud de la Nación, se aprobó el Listado de Verificación para la Cirugía Segura y su Manual de Uso e Instrucciones, en el marco del Programa Nacional de Garantía de Calidad de Atención médica. Es de uso público, libre y gratuito y se encuentra disponible en https://www.argentina.gob.ar/garantia-de-calidad-de-la-atencion-medica/seguridad-del-paciente.

Esta herramienta aborda de manera sistemática, redundante y en distintas etapas los principales determinantes de una cirugía segura:

• Paciente, operación y sitio correcto: Obligando a verificar en las distintas etapas la identidad del paciente, el sitio quirúrgico, el procedimiento y el consentimiento.

• Anestesia y resucitación segura: Verificando que se complete el control de la seguridad anestésica, que el oxímetro de pulso funcione y esté colocado, que se cuenta con el instrumental adecuado para abordar una vía aérea difícil y que se revisaron los problemas y necesidades específicas del paciente.

• Riesgo de infecciones del sitio quirúrgico: Confirmando antes de incidir piel el viraje de los testigos de esterilización del instrumental y la profilaxis antibiótica.

• Comunicación y trabajo en equipo eficaz: Confirmando que todos los miembros del equipo se hayan presentado por su nombre y función, y revisando en equipo los principales aspectos de la recuperación y el tratamiento del paciente.

Si bien se refiere a cirugías, es adaptable a los distintos tipos de procedimientos invasivos que impliquen riesgos y puede ajustarse a las necesidades locales.