Recomendaciones ante situaciones de abuso sexual a niños, niñas y adolescentes

Frente a toda sospecha de abuso sexual infanto-juvenil es indispensable consultar al servicio de salud para evaluar las características del abuso, posibles lesiones, atención psicológica y prevención y atención de infecciones de transmisión sexual.


La Secretaría de Gobierno de Salud de la Nación cuenta con el protocolo “Abusos sexuales y embarazo forzado en la niñez y adolescencia. Lineamientos para su abordaje interinstitucional”, que incluye el capítulo “Abusos sexuales. Abordaje clínico”, especialmente desarrollado para que las instituciones y los equipos de salud dispongan de una herramienta de trabajo orientada a garantizar el acceso y la atención de calidad de los niños, niñas y adolescentes víctimas de abusos sexuales.

Ante una situación de abuso sexual infanto-juvenil (ASIJ) existe el riesgo de infecciones de transmisión sexual (ITS) como así también la posibilidad de un embarazo no intencional, haciendo necesario un abordaje integral médico, psico-social y jurídico.

Frente a toda sospecha de ASIJ es indispensable la consulta al servicio de salud para evaluar las características del abuso, posibles lesiones que en algunos casos requieren intervenciones quirúrgicas, la atención psicológica y la prevención y atención de las ITS. Es fundamental la aplicación de un enfoque multidisciplinario en donde intervengan diferentes profesionales de la salud para una evaluación de modo integral: un examen físico normal no descarta el abuso sexual.

En la mayoría de los casos este tipo de abusos se producen dentro del seno familiar. Por esta razón, es necesaria la intervención del sistema de educación y de salud para detener la situación abusiva y proteger a las víctimas, mitigar su impacto -a través de cuidados preventivos o terapéuticos en relación a los daños físicos y psíquicos-, evitar los embarazos forzados y prevenir nuevos abusos.

A propósito, se refuerzan las medidas recomendadas:

• Profilaxis post-exposición sexual, eventuales tomas de cultivos, estudios diagnósticos de ITS (sífilis, VIH, hepatits B y C);
• Vacunas y /o gama-globulina para hepatitis B: si no se constata esquema completo de vacunación para hepatitis B;
• Anticoncepción de emergencia, lo antes posible;
• Test de embarazo, y en caso de ser positivo asesorar sobre la realización del ILE (interrupción legal del embarazo) según corresponda.

Es importante destacar que la anticoncepción de emergencia debe indicarse idealmente dentro de las primeras 24 horas, por lo cual debe estar disponible en todos los centros de atención, y no debe retrasarse la profilaxis post exposición para el VIH e ITS a la espera de ninguno de los exámenes complementarios que se recomiendan.

Los lineamientos para el abordaje de los abusos sexuales hacia niñas, niños y adolescentes retoman el trabajo realizado por la Mesa Intersectorial del Plan Nacional de Prevención del Embarazo No Intencional en la Adolescencia (Plan ENIA) que integran el Ministerio de Salud y Desarrollo Social, a través de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENNAF) y de la Secretaría de Gobierno de Salud de la Nación (Dirección de Salud Sexual y Reproductiva y Programa Nacional de Salud Integral en la Adolescencia), el Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología (Programa Nacional de Educación Sexual Integral) y el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos (Subsecretaría de Acceso a la Justicia).

Para profundizar esta información se puede consultar en https://www.argentina.gob.ar/sites/default/files/abusosexualanexomedico_digital_nov2018.pdf

Abordaje abuso sexual