Reabrió el Museo de la Patagonia del Parque Nacional Nahuel Huapi

Luego de las tareas de remodelación, se encuentra abierto de lunes a viernes y cumple con las medidas sanitarias vigentes​.


Esta semana reabrió el Museo de la Patagonia del Parque Nacional Nahuel Huapi, ubicado en el Centro Cívico de la ciudad de Bariloche, después de atravesar un proceso de transformación iniciado en marzo del 2020.

El horario de visita es de lunes a viernes de 10:00 a 12:30 y de 14:00 a 17:00.

La renovación, desarrollada a partir del subsidio del Consejo Federal de Ciencia y Técnica del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva del Estado Nacional (ASETUR-COFECYT) y fondos aportados por la Intendencia del Parque Nacional, fue llevada a cabo por profesionales externos al museo y trabajadores de distintos sectores del área protegida.

Entre las modificaciones se encuentran la actualización del ingreso, acorde a las exigencias sanitarias producto de la pandemia de COVID-19; la renovación del sector de promoción de productos comerciales y libros de interés, además de la cartelería en braille.

En cuanto a los cambios en la muestra permanente, se realizaron intervenciones en algunos sectores puntuales de la exposición que tiene como objetivo interpelar a visitantes: habrá espacios de participación que inviten a contestar el interrogante ¿Qué Museo queremos?

Se trata de una muestra que busca la participación de quienes la visiten y puedan dejar su opinión acerca de aquellos temas que consideren deben ser cambiados, mejorados o renovados. De esta manera, se ponen en valor las distintas voces, reconociendo a todos sus protagonistas y actores que hacen a la diversidad sociocultural de la región. Además, la muestra está traducida al sistema braille para que aquellas personas ciegas o con disminución visual también puedan visitarla.

Para el ingreso los visitantes deben utilizar barbijo y mantener una distancia de dos metros entre sí. Se ingresa por orden de llegada a través de la puerta de entrada Norte.

Asimismo, se toma la temperatura a cada visitante y se realiza la higienización de manos con alcohol y la limpieza de suelas del calzado. Cada sala cuenta con cartelería en el ingreso que indica la cantidad máxima de personas a ingresar en función de su superficie.