Puerto Buenos Aires eliminó los recargos tarifarios para la importación y exportación de líquidos

Se prevee un ahorro de $2 mil millones por año y un aumento de las cargas transportadas. La medida está en vigencia desde el 2 de mayo.


Puerto Buenos Aires sigue trabajando para bajar costos y optimizar la logística del puerto nacional. Es por esto que la Administración General de Puertos, mediante la Resolución Nº 2019-57, eliminó la tarifa adicional que se les cobraba a las empresas exportadoras, importadoras y operadoras de contenedores isotanques, los cuales transportan toda clase de líquidos, desde potables -dentro de la categoría de alimentos- hasta líquidos no peligrosos y peligrosos, como los corrosivos, inflamables, tóxicos o explosivos. Este tipo de contenedores elimina los riesgos que pueden surgir al transferir líquidos de un buque a otro de manera segura, rentable, viable y además preserva mejor el producto y sus propiedades.

Antes de esta medida, las terminales cobraban extra costos por la manipulación de este tipo de carga alegando que los mismos no pueden apilarse o transportarse como contenedores estándar pero las autoridades de Puerto Buenos Aires prestaron especial atención a los reclamos realizados por las empresas en distintas mesas de trabajo y, con el asesoramiento del ente International Tank Container Organisation dictaminó que los contenedores isotanques no deben poseer recargos tarifarios por parte de las terminales ya que cuentan con medidas similares a los usados habitualmente y cumplen con las certificaciones de las normas ISO en seguridad, dimensiones y calidad de fabricación.

Gracias a esta resolución, las empresas importadoras y exportadoras van a ahorrar alrededor de USD 2 millones anuales, abonando un 44,57% menos por contenedor para exportar y 35% menos para importar. De esta manera, se potencia la carga de este tipo de contenedores utilizados mayormente por la industria alimentaria y de biodiésel. Durante el 2018 se exportaron más de 240.000 toneladas de líquido y entre los países de mayor exportación se encuentran: Alemania, Países Bajos, China, Estados Unidos y Brasil. Con esta nueva medida se prevee que las exportaciones aumenten.

“Desde el comienzo de la gestión trabajamos para eliminar los costos distorsivos y convertir a nuestro Puerto Federal en un puerto competitivo para el comercio internacional y seguir impulsado las economías regionales”, expresó Gonzalo Mórtola, Interventor de la Administración General de Puertos.

Está disposición está en línea con las medidas anteriores como la eliminación, para la exportación, del extra costo a los contenedores High Cube y la disminución de la tarifa de lavado, barrido y limpieza de contenedores, que han logrado la baja de costos del 61% en lo relacionado a la carga de exportación y un 17% a la carga de importación.

En 2015, exportar un contenedor desde el Puerto Federal implicaba un costo de 509 dólares, mientras que hoy ese valor descendió a 198 dólares, por debajo de los valores en Santos, Brasil. Además, hubo un ahorro de 31,8 millones de dólares por la eliminación del certificado Transporte Argentino Protegido (TAP), que era exigido en el puerto para el ingreso y egreso de contenedores y otros 13,7 millones por servicios en la terminal.

La supresión de este tipo de medidas que distorsionaban la estructura de costos del comercio exterior colaboró en la apertura de nuevos mercados y la recuperación de otros.