Protección de la salud pública junto al municipio de Cipolletti

El trabajo conjunto permitió la clausura de un depósito de alimentos en le que se detectaron productos que faltaban a las normas de higiene y sin documentación que acreditara su procedencia.


General Roca, 12 de diciembre de 2018 – Anoche se clausuró el depósito de un local gastronómico de la ciudad de Cipolletti, en Río Negro, tras la inspección que realizaran en el lugar funcionarios municipales y agentes del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa).

El control se llevó a cabo a partir del aviso que diera la policía caminera de esa ciudad al observar la descarga de carne desde un vehículo no habilitado para tal fin.

Las funcionarias de la Dirección de Bromatología y del Departamento de Abasto e Introducción del Municipio que concurrieron al lugar junto a los inspectores de la Patrulla Móvil de la Barrera Zoofitosanitaria del Senasa, determinaron la clausura del depósito luego de observar faltas a las normas de salubridad e higiene alimentarias.

Además, se encontraron costillares bovinos sin rótulos ni sellos, por lo que se solicitó al comerciante la facturación que pudiera dar cuenta de su procedencia. Ante la falta de documentación, la mercadería fue decomisada y llevada al depósito de Bromatología.

“Estamos más que satisfechos con la tarea que se viene realizando y que es fruto de la coordinación cotidiana que estamos llevando a cabo con el Municipio para fortalecer los controles y resguardar tanto la salud de los consumidores como el estatus sanitario de nuestra región”, enfatizó Marcelo Roberto, coordinador institucional de la Barrera Zoofitosanitaria Patagónica del Senasa.

“Estamos avanzado mucho en articular esfuerzos con otros organismos, no solo con el Municipio, sino también con Gendarmería y la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT), entre otros”, agregó Roberto.