Profesionales del CAJ de Amaicha del Valle asistieron en proceso de triple filiación


El Centro de Acceso a Justicia (CAJ) ubicado en Amaicha del Valle, Tucumán, asistió legalmente a la nena de 9 años que obtuvo triple reconocimiento filial: el materno y el de sus dos papás, el biológico y el de crianza.

La sentencia por la filiación se conoció recientemente y sentó un fallo histórico al autorizar la triple filiación. Se trata de la primera vez que se reconoce a una mamá y dos papás de una niña que no fue adoptada, ni fecundada de forma asistida.

Juli –nombre ficticio de la nena– pudo pedir a través de una abogada el conservar la filiación con el padre de crianza que la presentó como su hija ante la justicia; pero también que se reconociera a su padre biológico, quién también participa activamente de su crianza, y había iniciado una acción legal reciente para darle su apellido a Juli.

El CAJ de Amaicha del Valle tuvo conocimiento del caso una vez que el Juzgado Civil en Familia y Sucesiones de Monteros solicitó que por su cercanía, el CAJ debía servir de intermediario para que a la nena se le notificara sobre la representación legal gratuita especializada, disponible para garantizarle sus derechos en la ciudad de Concepción.

Sin embargo, la representación legal disponible para Juli estaba a 140 km y en una zona de difícil acceso para ella, por lo tanto el CAJ le asignó a una profesional especializada en derechos del niño y el adolescente: Gabriela Gómez, quien además coordina el CAJ de Amaicha del Valle. Junto con esta profesional Juli solicitó ante el juzgado que se respete el derecho de identidad en el doble aspecto: dinámica y estática. La nena insistió en que no quería elegir entre ambos padres, que ella tenía a los dos, y a ambos los quería por igual. Además, no quería cambiar de apellido.

A través del CAJ se arregló una audiencia con la jueza del caso. Asimismo, se articuló con la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia de Tucumán para brindarle la mejor contención a Juli en el marco de este proceso.

En la sentencia del caso la jueza de familia dispuso “que en el caso concreto de Juli, su mejor interés se sintetiza en: a) reconocer y garantizar su derecho a mantener los dos padres que en la vida personal (íntima y familiar) tiene y disfruta; b) reconocer que es un derecho de Juli “filiarse” como hija de J. por el vínculo afectivo y legal que los ensambla, e hija de R. por el vínculo biológico y afectivo que también los ensambla; c) proteger la familia de Juli en la forma que está conformada y los vínculos jurídicos-biológico-afectivos que los ubica en esa (su) relación paterno/filial”.

El Centro de Acceso a Justicia de Amaicha del Valle atiende los martes de 9 a 13 horas en el Salón de la Comunidad Indígena Amaicha del Valle, Claudia Vélez de Cano y Miguel Araoz (ex hostería). También realiza atención itinerante.