Primer congreso latinoamericano sobre impacto del consumo de drogas en el mundo laboral

Tomada abrió ayer este encuentro en el que especialistas nacionales e internacionales, expertos de la salud, la justicia y las relaciones laborales realizan un intercambio sobre las políticas públicas, el enfoque jurídico y los saberes profesionales para fortalecer la prevención.


El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, dio apertura ayer al Primer Congreso Latinoamericano sobre Consumos Problemáticos de Drogas con Impacto en el Mundo Laboral. Allí, el titular de la cartera laboral estuvo acompañado por la secretaria de Trabajo, Noemí Rial; la responsable de la Coordinación de Políticas de Prevención de Adicciones y del Consumo de Sustancias Psicotrópicas y Drogas con Impacto en el Mundo del Trabajo (COPREAD), Lucía García Blanco y el presidente de la Asociación Latinoamericana de Jueces del Trabajo (ALJT), Roberto Pompa.

Tomada expresó que “el mercado de trabajo en la Argentina tiene fuertes componentes residuales de anteriores políticas públicas en materia de discriminación en el trabajo; para nosotros forma parte sustantiva de la noción de trabajo decente la erradicación y el combate sistemático de cuestiones vinculadas con la discriminación en los lugares de trabajo.”

También señaló que para estos temas es importante y necesario el enfoque tripartito que suele tener el Ministerio: “nuestros mejores socios son las organizaciones sindicales comprometidas con la lucha contra estas distorsiones y también el sector empleador. Creemos que cuando el sector empleador se compromete en esta lucha, seguramente los avances son más rápidos y lo hemos podido comprobar a la hora de las respuestas concretas”.

“Lo primero es romper los prejuicios, los encuadres rígidos de temas que nos exigen una mirada diferente. En ese sentido la COPREAD ha avanzado mucho y nos importa particularmente intercambiar nuestra experiencia con la experiencia de otros países, agregó el ministro, para concluir “sería conveniente la inclusión de clausulas vinculadas al impacto del consumo problemático de sustancias en los convenios colectivos de trabajo”.

Rial enfatizó que “necesitamos la fuerte responsabilidad de los empleadores, no solo pidiendo ayuda al Estado y a los sindicatos, sino para comprometerse seriamente con esta problemática. La sociedad necesita tener respuesta y no esconder esta cuestión bajo la alfombra. Este primer congreso es una muestra de que la sociedad argentina y de los países que nos acompañan están muy comprometidos con el futuro de sus trabajadores”.

Finalmente, García expuso que “la realidad de nuestro país es que el consumo de drogas afecta a los mayores con trabajo” y destacó la importancia del congreso en cuanto a “compartir experiencias para tener un diagnóstico y una capacidad de respuesta válida”.

En el congreso, que comenzó ayer y se extenderá hasta mañana, se aborda interdisciplinariamente y desde múltiples enfoques y experiencias, el impacto del consumo problemático de alcohol y drogas. Participan especialistas nacionales e internacionales en la materia, expertos en el ámbito de la salud, de la justicia y de las relaciones laborales; con el objetivo de propiciar un intercambio de información sobre las políticas públicas, el enfoque jurídico y los saberes profesionales para fortalecer la prevención del impacto de los consumos problemáticos en el ámbito laboral.