Primer Ciclo Federal de Encuentros Virtuales sobre Estrategias de Capacitación y Formación en Uso Racional de la Fuerza y Empleo de Armas de Fuego

La subsecretaria de Formación y Carrera, Karina Mouzo, encabezó el Primer Ciclo Federal de Encuentros Virtuales sobre Estrategias de Capacitación y Formación en Uso Racional de la Fuerza y Empleo de Armas de Fuego.


Esta jornada de capacitación se da en el marco de las líneas de trabajo que impulsa la Comisión para la Articulación Federal de la Formación en Seguridad (CAFFOS) y la Dirección Nacional de Formación y Entrenamiento de la Subsecretaría de Formación y Carrera de este Ministerio de Seguridad de la Nación que encabeza Sabina Frederic.

“Es mi intención recordar la importancia que tiene para este Ministerio el Modelo Operativo de Uso Racional de la Fuerza en tanto herramienta privilegiada para la prevención de la violencia institucional”, comenzó Mouzo.

El objetivo principal es el de, junto con los equipos de gestión educativa y de formación continua de cada jurisdicción, conformar un espacio de trabajo con alcance federal y colaborativo destinado a la formación y actualización sobre el uso racional de la fuerza como parte de las tareas para neutralizar la violencia institucional.

En este sentido, la funcionaria explicó: “policías y fuerzas de seguridad más profesionales saben cuidar y proteger mejor los derechos de las personas y, a la vez, saben cuidarse mejor. Muchas veces los daños y lesiones hacia ciudadanas y ciudadanos y hacia las y los propios funcionarios de las fuerzas surgen de una falta de profesionalización de las prácticas que llevan adelante de manera diaria. De allí la importancia de la formación en el modelo de URF que, si bien no es suficiente para transformar instituciones y practicas por demás complejas es, sin dudas, condición necesaria”.

Participaron del encuentro la directora Nacional de Formación y Entrenamiento, Alina Ríos, el rector del Instituto Universitario de Seguridad Marítima, Enrique Font, y la directora de Control y Prevención de la Violencia Institucional, Natalia D’Alessandro.

En primer lugar, D’Alessandro recalcó la importancia de la Dirección de Control y Prevención de la Violencia Institucional, cuyo principal objetivo es abordar la problemática desde la prevención y desde el control de los hechos en los que los efectivos de las Fuerzas Policiales y Federales de Seguridad tienen intervención.

La Dirección que encabeza D’Alessandro tiene un papel fundamental en la toma de denuncias y su posterior clasificación y abordaje. En el desarrollo de su análisis refirió a los principios del uso racional de la fuerza, el cual debe producirse en el marco de la legalidad, oportunidad, proporcionalidad, moderación y responsabilidad. También hizo hincapié en que la desarticulación del delito no debe implicar el sacrificio de derechos y garantías de las personas. Por ello se subrayó que existe una falsa dicotomía entre eficiencia y respeto por los derechos ciudadanos.

Por su parte, el rector del Instituto Universitario de Seguridad Marítima, Enrique Font, vinculó los distintos programas o modelos del uso racional de la fuerza como una forma de abordar la violencia institucional. Además, profundizó en la naturaleza y la forma de las violaciones de los derechos humanos y los actores involucrados: el Estado y sus agencias, el perpetrador, la víctima y la sociedad civil en su conjunto.

Font explicó la relevancia de las variables que configuran a este fenómeno, que también requieren una especial atención. A su vez, destacó que es imperiosa la elaboración de una deconstrucción que permita identificar causas, condiciones estructurales y contextos para poder elaborar respuestas correctas y acordes para el infractor y para la víctima. “Cuando suceden los hechos, lo urgente es detectarlos. Las víctimas no suelen tener motivos para realizar la denuncia si no hay una estructura que le brinde apoyo a su alrededor”.

Al finalizar ambas exposiciones, los 150 presentes mantuvieron un intercambio de preguntas y respuestas con las cuales finalizó el encuentro.