Presencia en un taller de laboratorios nacionales para E.coli patógena en la UE

Durante su transcurso, se abordó la importancia de la detección de una toxina producida por esta bacteria, principal causa de síndrome urémico hemolítico.


Buenos Aires - El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) participó por primera vez en la edición número 14 del Taller Anual de los Laboratorios Nacionales de Referencia para E.coli patógena en la Unión Europea, desarrollado en el Instituto Superior de Sanidad ubicado en la ciudad italiana de Roma.

En representación del Senasa estuvo presente la veterinaria María Cecilia Kiernicki de la Coordinación de Inocuidad de Alimentos de Origen Animal (CIALOA) del Departamento de Microbiología.
El taller contó con la participación de una gran cantidad de expertos de Austria, Argentina, Bélgica, Bulgaria, Croacia, Chipre, República Checa, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Francia, Alemania, Hungría, Italia, Irlanda, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Polonia, Portugal, Rumania, Eslovaquia, España, Eslovenia, Suecia, Países Bajos, Rusia, Islandia, Grecia, Canadá y Estados Unidos.

Durante el taller, se informó a los Laboratorios Nacionales de Referencia (NRL) la situación actual en la detección y control de la toxina Shiga (STEC, por su sigla en inglés), específicamente respecto a su monitoreo, prevalencia y tipificación molecular. Para ello, representantes de los distintos países disertaron sobre los sistemas de vigilancia y hallazgos en alimentos y animales como así también la asociación con casos clínicos en humanos.

En este sentido, se destacó la importancia de la secuenciación de genoma completo como una herramienta que proporciona una visión general durante el estudio de brotes, lo cual asegura la rápida implementación de intervenciones para proteger la salud pública.

De los datos publicados por las investigaciones realizadas en Canadá surge la posibilidad de considerar a la harina de trigo como un nuevo vector para STEC. También se expusieron los posibles cambios en la metodología empleada para detección de STEC: Norma ISO 13136, la cual se encuentra en revisión.

Finalmente, analizaron los resultados de las pruebas de proficiencia (interlaboratorio) sobre la identificación y tipificación de cepas patógenas de E. coli y la detección de STEC en agua de riego, organizado por el Laboratorio Nacional de Referencia de la Unión Europea.

Las infecciones por Escherichia coli productoras de toxina Shiga son la principal causa de síndrome urémico hemolítico. La Escherichia coli es una bacteria habitual en el intestino del ser humano y de otros animales de sangre caliente.

Argentina tiene la incidencia más alta de esta enfermedad a nivel mundial. Por ello, resulta clave el control de los alimentos en busca de contaminación con STEC, debido a la gravedad que pueden alcanzar ciertos casos de enfermedad y por consiguiente su importancia en la salud pública.

Kiernicki afirmó que “la asistencia a este taller ha sido una excelente oportunidad para tomar conocimiento de las tendencias actuales referidas a Escherichia coli productora de la toxina Shiga e intercambiar experiencias con otros expertos del mundo”.

“El Senasa trabaja activamente en el control de STEC, en productos cárnicos en muestras de consumo interno, importación y exportación, como así también en la implementación de políticas relacionadas con la salud pública y la calidad para la producción de alimentos seguros para el consumo humano y animal”, explicó la profesional del Organismo.