Pensamientos inciertos en tiempos de perplejidad

El viernes 4 de septiembre se llevó adelante una nueva teleconferencia en el marco del ciclo propuesto para este año por el Hospital Nacional en Red “Lic. Laura Bonaparte”, actividad que contribuye a consolidar su posición como Centro de Referencia Nacional en el campo de la Salud Mental y las Adicciones.


El viernes 4 de septiembre se llevó adelante una nueva teleconferencia en el marco del ciclo propuesto para este año por el Hospital Nacional en Red “Lic. Laura Bonaparte”, actividad que contribuye a consolidar su posición como Centro de Referencia Nacional en el campo de la Salud Mental y las Adicciones.

Bajo el título “Pensamientos inciertos en tiempos de perplejidad”, la licenciada Sonia Kleiman ofreció un espacio de diálogo y reflexión respecto de nuevos aportes clínicos en el contexto actual.

“Lo que está sucediendo no es sólo la pandemia, sino las condiciones de vida contemporáneas que nos dejan perplejos”; y agregó “la perplejidad refiere algo que puede ser confuso o totalmente enredado, entonces se puede describir como un estado donde puede haber aturdimiento, extrañeza y hasta sorpresa”.

De esta manera, Kleiman se alejó de las posturas que sostienen a la época actual como catastrófica o como oportunidad, para destacar que la manifestación de estos sucesos puede devenir en distintas actitudes para encararlas.

Aseguró que la dificultad principal es la condición de explicación o comparación con épocas pasadas para entender la realidad que atravesamos. “Vivimos en una época incómoda y esto es justamente por la perplejidad. Es desde allí que debemos incursionar en otras maneras de pensar y de hacer ¿Cómo hacemos sino destituimos algo de lo que está tan instituido para inventar? Es aquí donde aparece la idea de pensamientos inciertos, la perplejidad para salirnos de las certezas”.

A partir de estas ideas, la licenciada propuso interrogar los enunciados y las prácticas que reiteran modos de hacer cuando hay señales que indican la desviación o la toma de otros caminos diferentes. “Cuando algo es incierto se lo tilda de inconsistente en comparación con algo ya instituido, instalado o naturalizado. Lo incierto es homologado al saber y cuando el saber es pensado desde lo incierto requiere hacer lugar a la ignorancia”.

Bajo estas premisas, Kleiman manifestó que desde la consolidación de las certezas y sus generalizaciones no se pueden considerar las singularidades de las situaciones, ya que las mimas apuntan al encuadre en modelos explicativos previos.

““Pensamiento incierto” es un juego de palabras que invita a interrogar y no buscar compulsivamente soluciones a los problemas o sus causas. Está más asociado al cómo que al porqué. En este sentido, no es sencillo encontrar la potencia del no saber, es decir, lo que se puede en no saber. Los pensamientos inciertos van, vienen, retroceden, se adelantan. Lo incierto produce disrupción; perturba lo ya naturalizado”.

Kleiman concluyó y estimuló nuevamente a navegar sobre los pensamientos inciertos como un modo de actuar y hacer en el ámbito clínico, como un “transitar invitando a los que consultan a empezar a ser protagonistas de lo que les está sucediendo”.