Peña recibió al gobernador de Chaco para coordinar la ayuda por las inundaciones


El gobernador de Chaco, Domingo Peppo, fue recibido por las principales autoridades nacionales para coordinar, en el marco de las acciones que lleva adelante el Sistema Nacional de Gestión Integral de Riesgos (SINAGIR), un amplio plan de ayuda a los pobladores de la provincia que se vieron afectados por las fuertes tormentas y las inundaciones de los últimos días.

El Jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, le confirmó a Peppo que los funcionarios de Nación y provincia seguirán trabajando a fin de encontrar los mejores mecanismos de asistencia, tanto para la población urbana como para los productores rurales que tienen comprometidas sus cosechas por causa del agua.

Peppo dijo que el encuentro con Peña “fue importante y además la continuidad de un compromiso del Presidente, que me llamo el miércoles, posterior a la lluvia en Resistencia que hacía 30 años que no se daba con esa magnitud, sobre todo en intensidad y tiempo”.

“Con el Jefe de Gabinete tenemos siempre muy buena relación y rápidamente responde a las demandas que tenemos como provincia. Lo importante es la dedicación al tema y la preocupación por el Chaco”, añadió el Gobernador.

El responsable de la secretaría ejecutiva del SINAGIR, Emilio Renda, y el subsecretario de Operaciones de Protección Civil, Daniel Russo, siguen recorriendo las zonas más comprometidas del Litoral e interactúan con las autoridades provinciales para coordinar acciones de asistencia.

El subsecretario de Infraestructura y Recursos Hídricos del Ministerio del Interior, Pablo Bereciartua, viajará el viernes próximo a Resistencia a fin de avanzar en un plan de obras que permita mitigar los efectos de las crecidas de las aguas.

En tanto, el Gobierno envió en las últimas horas una nueva partida de insumos de primera necesidad a los pobladores de las provincias afectadas por las inundaciones como parte del operativo de emergencia que coordina el SINAGIR y en el que intervienen el Ejército, las fuerzas de seguridad y otros organismos del Estado nacional.

El Ministerio de Salud y Desarrollo Social despachó suministros a las provincias de Santa Fe, Chaco, Tucumán y Corrientes para que sean distribuidos a las familias que sufren las consecuencias de las tormentas y la crecida de ríos y arroyos que se registran en los últimos días en zonas del centro y el litoral del país.

Se trata de agua potable, alimentos, colchones, frazadas, pañales descartables, alcohol, elementos de limpieza, repelentes, rollos de polietileno, materiales de construcción, entre otros insumos.

La Secretaría de Protección Civil del Ministerio de Seguridad de la Nación trabaja en articulación con las provincias y se mantiene atenta a los requerimientos que sean solicitados para brindar ayuda complementaria de forma inmediata.

Cuadrillas del Ejército, Gendarmería y Prefectura continuaban desplegadas hoy en Corrientes, Chaco y Santa Fe para colaborar en tareas de seguridad, asistencia y traslado de los vecinos que debieron abandonar sus viviendas y en la distribución de los suministros de primera necesidad a los centros de evacuados.

Trabajan con el empleo de medios especiales y vehículos de gran porte junto a personal de Defensa Civil de las provincias y municipios.

La gran cantidad de lluvia que cayó en las últimas semanas en Corrientes y el desborde de ríos y arroyos internos por la acumulación de agua provocó anegamientos en diversas zonas de la provincia y tornó intransitables numerosos caminos y accesos.

En la localidad de Empedrado, en el noroeste de la provincia, el Ejército realiza un operativo aéreo para asistir por medio de helicópteros de la fuerza a personas que quedaron aisladas.

Las zonas con mayor cantidad de evacuados son San Roque, Santa Lucia, Mercedes, Paso de los Libres, Santo Tomé, Empedrado, Concepción y las localidades Colonia Santa Rosa y Perugorria.

Renda y Russo recorrieron hoy junto a los funcionarios locales las zonas más comprometidas de Santa Fe y Corrientes, respectivamente, para coordinar acciones de asistencia.

La Dirección de Vialidad Nacional, dependiente del Ministerio de Transporte, trabaja para disminuir los inconvenientes ocasionados por un corte total en el kilómetro 874 de la ruta nacional 12, a la altura de la localidad de 9 de Julio, en el oeste de Corrientes, por el socavamiento del alcantarillado.

Estableció un desvío por las rutas provinciales 123 y 27 para que los vehículos retomen en el kilómetro 940 hacia la capital provincial.

Hubo un corte programado durante la madrugada en la ruta nacional 123 y efectivos de Gendarmería realizan trabajos de control y señalización en la intersección con la ruta nacional 14 y a la altura de Mercedes a fin de evitar la sobrecarga de vehículos en el puente sobre el río Miriñay, ya que las banquinas están totalmente cubiertas de agua.

En Chaco, las acciones se despliegan sobre todo en áreas metropolitanas de Resistencia y en la ciudad portuaria de Barranqueras, en el sudeste de la provincia.

Más de 1800 personas continuaban evacuadas esta mañana, señala el último reporte del Sinagir.

En los departamentos santafesinos de Vera y 9 de Julio, en el extremo norte de la provincia, el Ejército mantiene su colaboración ante la persistencia de los anegamientos.

Las tareas se centran en las comunas de Villa Minetti y Margarita, donde colaboran con personal del área de Protección Civil de la provincia y de los municipios para reforzar las defensas del río Salado.

La fuerza también dispuso la utilización de helicópteros para brindar apoyo sanitario y llevar insumos a estos parajes.

La Secretaría de Protección Civil envió al área de Defensa Civil de Santiago del Estero modernos equipos de radio para garantizar el flujo de comunicación en casos de emergencia, ya sea para requerir asistencia o reportar información.

Luego de concluir los trabajos preliminares de seguridad, agentes de Vialidad Nacional comenzaron ayer el montaje de un puente Bailey de emergencia en el kilómetro 863 de la Ruta Nacional 34, en la localidad santiagueña de Pozo Hondo.

La instalación permitirá restablecer la circulación de la vía que une esa provincia con Santa Fe y Tucumán, que continúa interrumpida desde que el puente ubicado a esa altura se desplomó por el caudal de agua que llevó el río Tajamar.

Se estableció en Rosario de la Frontera (Salta) un desvío para que el tránsito particular y de transporte de cargas pueda conectarse con la ciudad de Santiago del Estero.

A su vez, en Jujuy, personal de Vialidad Nacional colabora con Defensa Civil de la provincia para reducir los inconvenientes ocasionados por dos cortes ocurridos sobre la ruta nacional 9, tres kilómetros al sur y diez kilómetros al norte de Humahuaca, respectivamente, a causa de la crecida de ríos.