Patrimonio Cultural puso en marcha su Protocolo de Actuación sobre Bienes Culturales en el Palacio de Hacienda

 


Ante las medidas de emergencia establecidas por el Gobierno Nacional decretadas en marzo del 2020 para combatir la pandemia generada por el COVID19, con el respaldo de la Organización Mundial de la Salud y tras el "aislamiento social preventivo obligatorio”, fue necesario establecer protocolos de desinfección sobre los bienes culturales de nuestro patrimonio. Será un complemento a las tareas generales de desinfección que se utilizan en el edificio del Palacio de Hacienda sin interferir con las mismas.

Nos propusimos generar un protocolo de acción, ya que a diferencia de los museos que cerraron sus puertas para evitar la contaminación, los trabajadores del Palacio de Hacienda están en constante interacción con algunos objetos culturales y con partes del edificio que son patrimoniales. Por lo tanto, debemos ajustar a nuestra problemática muchas de las recomendaciones generadas por diversas instituciones internacionales para evitar la propagación del virus, cuidar la salud de las personas y mantener el cuidado de nuestro patrimonio.

Según los especialistas, el Covid-19 se transmite de manera directa de persona a persona y de manera indirecta por contacto con superficies o con objetos que se hayan manipulado. Por ejemplo, si una persona infectada tose o respira sobre objetos o los toca cuando sus manos están contaminadas, los materiales de estos objetos podrían contaminarse con el virus que, en principio, podría transmitirse a otras personas partir de entonces. La materialidad con los que han sido construidos los bienes culturales son diversas y se convierten en vectores pasivos, predisponiendo en mayor o menor medida al contagio.

Para conocer la permanencia del virus Covid-19 en los materiales que forman parte de elementos históricos, artísticos y documentales se tomó como fuente de consulta, el artículo publicado en marzo de 2020 en el Journal of Hospital Infection. Como también, las recomendaciones de desinfectantes.

Plástico

SUPERFICIEDURACIÓN EN TIEMPO
Metal5 días
Madera4 días
Papel4-5 días
Cristal/vidrio4-5 días
Plástico6-9 días
Piedra**2-12 días

 

No debemos olvidar que el patrimonio cultural es un bien no renovable, es único e irrepetible y por lo tanto antes de actuar en la desinfección sobre los bienes culturales se deben consultar estas intervenciones con los responsables del cuidado y tutela del patrimonio cultural (conservadores-restauradores) para determinar la vulnerabilidad de cada material a los productos utilizados y las mejores alternativas para evitar daños innecesarios e irreversibles sobre los objetos de valor patrimonial.

Como explicamos, la mayoría de las publicaciones sobre esta temática están dirigidas a instituciones como museos, donde por lo general NO se tocan de manera directa los bienes culturales por lo cual es innecesaria la desinfección directa, pero esta premisa, en el edificio del Palacio de Hacienda se dificulta. En muchos casos estamos en contacto con ellos y es por ello que la tarea de conservación -y en este caso de desinfección- se hace más difícil ya que los mismos pueden ser dañados en el proceso.

Algunos ejemplos de nuestros bienes culturales con los que interactuamos –por mencionar algunos- son: el mobiliario, como la mesa oval del salón Scalabrini Ortiz –utilizada en reuniones ministeriales- y los bancos de madera de los pasillos. De la misma manera, compartimos el pasamanos de las escaleras, los picaportes del 5º piso –se hace referencia a ellos ya que son objetos artísticos-patrimoniales diseñados por el arquitecto Pibernat- y pisos de madera del Palacio de Hacienda que, aunque no son objetos culturales, conforman un todo con el edificio declarado patrimonio cultural.

En el área de Conservación y Recuperación del Patrimonio Cultural, sabemos que la actividad del Ministerio requiere la interacción con los espacios y objetos mencionados implicando su desinfección. Por ello queremos brindar la seguridad de que ese procedimiento sea efectivo en lo relativo a la desinfección y repercuta lo menos posible en dichos bienes culturales y patrimoniales. Insistiendo en que, en situaciones como las actuales y como no puede ser de otro modo, la prioridad absoluta es la protección de la vida humana.
Debemos añadir, que las recomendaciones de la mayoría de las publicaciones sobre desinfección, son en base a estudios que se realizaron para servicios hospitalarios, donde los materiales afectados son otros y no son patrimoniales. En la mayor parte de estas prácticas de desinfección se recomiendan compuestos como el etanol (alcohol etílico) o el peróxido de hidrógeno (agua oxigenada), pero sobre todo productos derivados de la química del cloro (lavandina).
Estos productos pueden ocasionar daños en el patrimonio cultural, ya que la mayor parte de los materiales constitutivos de los bienes culturales como mármoles, metales, maderas, cueros y textiles son sensibles a estos agentes; fuertemente oxidantes unos y con gran capacidad para alterar los colores y destruir pigmentos, pátinas o capas de protección (lacas o barnices) otros, o ser la causa de patologías futuras. Por mencionar algunas problemáticas.

Elaboramos un protocolo de desinfección, basándonos en algunos estudios mencionados e intentando extrapolar no solo la efectividad del desinfectante contra el Covid-19, sino que sea lo menos inocuo para el patrimonio cultural. Se hizo hincapié en varios parámetros, como ser: la naturaleza química del desinfectante y el modo y factibilidad de aplicación.

Hay que recordar que una comunicación directa entre los responsables de la desinfección y los responsables de la protección de los bienes culturales sobre la vulnerabilidad de cada objeto y de cada material es imprescindible. De esta forma se pueden tener en cuenta los riesgos que suponen este tipo de acciones y consensuar las posibles alternativas a ellas, para minimizar los riesgos que pudieran llegar a ejercer sobre el patrimonio.

Este protocolo lo confeccionamos teniendo en cuenta el conocimiento que se posee del patrimonio del Palacio de Hacienda y del trabajo que realiza el personal que se ocupa del mantenimiento general de las instalaciones. El Área Técnica de la Coordinación de Recuperación y Conservación del Patrimonio Cultural queda a disposición para brindar asesoramiento, a cualquier institución que así nos lo requiera.

Ante cualquier duda o consulta, no dude en comunicarse con la Coordinación de Recuperación y Conservación del Patrimonio Cultural a la dirección de correo electrónico [email protected]