Patín artístico y un regreso con mucha esperanza

"Las atletas están en buen estado físico y no perdieron las habilidades porque en la cuarentena trabajamos muy a conciencia", indicó el entrenador Walter Iglesias.


“El regreso fue paulatino. Primero las chicas empezaron a patinar en plazas que tenían cerca de su casa, y a moverse un poco con los patines y después empezamos a ir al CeNARD desde el lunes 31 de agosto”, señala Walter Iglesias, entrenador del equipo de patín artístico sobre ruedas integrado por las hermanas Giselle y Elizabeth Soler, Martina Della Chiesa, Josefina Delgado y Anabella Mendoz.

Para Iglesias fue fundamental avanzar paso a paso, "Con la idea de tratar de cuidarnos para no lesionarnos y no desesperarse en hacer ya los saltos complejos, sino empezar a afianzarnos otra vez sobre los patines. Sin apurarse. Por suerte las chicas están en buen estado físico y no perdieron las habilidades que tenían porque en la cuarentena realmente trabajamos muy a conciencia.  A un nivel que no es del 100%, digamos a un ritmo de pretemporada”, detalló el entrenador.

Así, entonces, las atletas se animaron a hacer saltos triples y trompos de alta dificultad. "Podemos decir que están recuperando la confianza sobre los patines en pistas grandes”, relata entusiasmado quien fuera oro en los Juegos Panamericanos de Winnipeg 1999.

Con respecto a las competiciones, les espera un 2021 movido. A pesar de que el patinaje artístico no es una disciplina olímpica, sí lo es a nivel panamericano: “Hay un campeonatoque se haría, por el momento, en enero próximo en Guayaquil, Ecuador, y sería clasificatorio para los Juegos Panamericanos Sub 23 que se van a hacer en junio de 2021 en Cali, Colombia. Después de ese evento habrá un circuito europeo que tiene fecha tentativa para mayo y el Campeonato del Mundo, que sería en septiembre de 2021 en Paraguay”.