Patagonia: Preservación de la zona libre de enfermedades de los salmónidos

Requisitos a cumplir por los productos provenientes de Chile para ingresar y transitar por la zona libre de anemia infecciosa del salmón.


Buenos Aires- Luego de un profundo análisis, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) aprobó, mediante su Resolución 136/21, los requisitos sanitarios para el ingreso hacia la zona de la región patagónica autodeclarada libre de anemia infecciosa del salmón, de productos frescos (refrigerados y congelados) de salmónidos desde la República de Chile.

El análisis contó con la participación del Programa de Enfermedades de los Animales Acuáticos y el Centro Regional Patagonia Norte del Senasa, el sector productor de salmónidos de Patagonia y la cámara de transporte de Bariloche.

Mediante la suscripción de la mencionada Resolución, se actualizó la normativa vigente, de acuerdo con las últimas recomendaciones de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), para prevenir el eventual ingreso de esta enfermedad a partir del intercambio de mercancías.

En este sentido, se aplicaron adecuaciones para el ingreso de los filetes o rodajas de pescado (congelados o refrigerados) elaborados y envasados para la venta directa al por menor, de salmón del Atlántico, salmón reo y trucha arco iris, para los cuales el organismo internacional de referencia indica que pueden transitar sin medidas sanitarias adicionales, independientemente de la condición sanitaria del país de origen.

Esta actualización normativa contribuye a un intercambio fluido de mercancías, al tiempo de prevenir el ingreso de enfermedades y asegurar el cumplimiento de las condiciones establecidas para sostener el estatus sanitario alcanzado para la zona autodeclarada, ante la OIE, como libre de las principales enfermedades de notificación obligatoria de los salmónidos, en 2013.

La mencionada zona se ubica en la región patagónica de nuestro país, abarca parte de las provincias de Neuquén y Río Negro, y está delimitada por el Lago Nahuel Huapi y sus afluentes, que dan origen al Río Limay hasta la presa del Embalse Alicura, lugar donde se realiza la fase de pre-engorde y engorde final de los salmónidos, en los establecimientos de cultivo.

Establecer un marco regulatorio adecuado y la consolidación de esfuerzos mancomunados entre todos los actores de la cadena de producción involucrados, resultan fundamentales para preservar este estatus sanitario que favorece a la industria acuícola de nuestro país.

Las tareas de vigilancia epidemiológica, que permiten demostrar la ausencia de las principales enfermedades que afectan a los salmónidos, sumadas al cumplimiento de las medidas preventivas y de bioseguridad en los cultivos, permitirán a la República Argentina mantener, y en la medida de lo posible, ampliar esta zona autodeclarada como libre hasta la represa de Piedra del Águila, en la provincia de Neuquén.