Pandemia COVID-19 Garantizar la cobertura

A fin de favorecer la optimización de la atención y el cuidado de los beneficiarios y usuarios de los Agentes del Seguro de Salud y Entidades de Medicina Prepaga en el contexto de la crisis sanitaria vigente, la Superintendencia de Servicios de Salud ha confeccionado las presentes recomendaciones, que deberán servir como guía de referencia u orientación.


Estas recomendaciones se basan en las pautas generales a los equipos de salud elaboradas por el Ministerio de Salud de la Nación.

RECOMENDACIONES GENERALES

a. Diagramar y reforzar las campañas de inmunización. Desplegar acciones de comunicación para la administración de las vacunas de calendario y campañas de invierno. Desarrollar acciones necesarias para propiciar las vacunaciones en domicilio de los pacientes más vulnerables.
Asegurar la vacunación antigripal de los adultos mayores, embarazadas y de niños (según el calendario de vacunación).
Garantizar la vacunación de las personas trasplantadas o en lista de espera con la sola presentación de la credencial correspondiente, sin necesidad de acompañamiento de orden médica en el momento.
Generar estrategias locales integradas y coordinadas con áreas de gobierno a fin de organizar espacios de vacunación seguros y que permitan el acceso de las personas con el adecuado distanciamiento, por ej. a través de la implementación de un sistema de turnos para la vacunación en establecimientos asistenciales evitando la aglomeración en salas de espera.

b. Priorizar la atención de la población más vulnerable ante esta situación: pacientes crónicos, diabéticos, oncológicos, adultos mayores, recién nacidos y con otras condiciones que los expongan a un mayor riesgo, como la discapacidad, por mencionar sólo algunos a título meramente enunciativo.

c. Asegurar la prevención, promoción y atención de pacientes con sospecha de dengue.

d. Evitar trámites presenciales para preautorizaciones y autorizaciones.

e. Agilizar el control prestacional mediante métodos de validación en línea.

f. Establecer mecanismos que garanticen la provisión de medicamentos e insumos requeridos por los beneficiarios, evitando trámites presenciales.

g. Implementar mecanismos de teleasistencia y/o teleconsulta al beneficiario/usuario.

h. Reprogramar o suspenderlos controles periódicos de salud en poblaciones sanas, disminuyendo las consultas presenciales no urgentes.

i. Evitar la aglomeración de personas en salas de espera, cumpliendo las recomendaciones que al efecto realicen las autoridades sanitarias competentes. En particular, es importante que en la sala de espera se mantenga la distancia entre pacientes de en al menos 1 metro.

j. Garantizar la atención de situaciones de urgencia relacionadas a la salud de la mujer.

k. Habilitar y difundir canales de comunicación para considerar situaciones de violencia doméstica, que podrían suscitarse durante el aislamiento forzoso.

l. Implementar en las Centrales de Urgencias y Emergencias métodos de triage no presencial y administrar turnos para la concurrencia oportuna, evitando la saturación.

m. Reprogramar los procedimientos quirúrgicos que pueden ser postergados, priorizando la disponibilidad de quirófanos para aquellos que resulten urgentes y necesarios.

n. Promover la modificación de los procedimientos previstos para la presentación y validación de prestaciones, documentos requeridos a las Instituciones ya los prestadores individuales, con el fin de evitar que se realice la asistencia en forma presencial, habilitando un medio digital para tales presentaciones.

o. Fortalecer los cuidados e internaciones domiciliarios y propiciar el traslado a domicilio de aquellos pacientes que estén en condiciones clínicas de continuar el cuidado en forma domiciliaria. Ello con el objetivo de liberar camas críticas que eventualmente podrán utilizarse para recibir la demanda de pacientes con COVID-19