Operativo contra el tráfico de fauna silvestre en Exaltación de la Cruz

En una estancia ubicada en Capilla del Señor se encontraron más de 60 ejemplares, entre ellos, guacamayos y primates.


En el marco de la lucha contra el tráfico de fauna silvestre, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, a través de agentes de la Dirección de Inspecciones, realizó un operativo en la localidad bonaerense de Exaltación de la Cruz. En la estancia allanada se encontraron numerosos ejemplares de animales, entre ellos especies exóticas, autóctonas y en peligro de extinción.

El procedimiento se originó a raíz de una denuncia y una investigación de la cartera de Ambiente que dio como resultado el hallazgo de un establecimiento donde había más de 60 ejemplares de la fauna silvestre sin la debida documentación que acreditara el legal origen y tenencia de los mismos.

Entre los animales había elands —el antílope africano más grande del mundo—, avestruces, emúes y cacatúas, todos provenientes de diversas partes del mundo. También se encontraron especies autóctonas y en peligro de extinción, como guacamayos y primates.

Cabe destacar que las especies intervenidas se encuentran amparadas por la Ley Nacional de Conservación de la Fauna Silvestre, la cual establece los lineamientos legales a cumplimentar para la comercialización y tenencia de animales vivos, productos y subproductos de la fauna silvestre. Asimismo, algunas de las especies ubicadas se encuentran reguladas por la Convención Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES).

La presente acción se enmarca en los esfuerzos que lleva adelante el Ministerio que conduce Juan Cabandié para combatir actividades ilícitas vinculadas al tráfico de fauna, uno de los comercios ilegales más rentables del mundo. Al mismo tiempo, está en sintonía con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, entre los cuales se apunta a que los estados adopten medidas urgentes para poner fin a la caza furtiva y al tráfico de especies protegidas de la flora y la fauna, atendiendo tanto la demanda como la oferta de productos ilegales de la biodiversidad.

El procedimiento fue ordenado por el Juzgado Federal de Campana, y contó con la colaboración de la Delegación de Prevención Ecológica y Sustancias Peligrosas de la seccional San Martín de la Policía de la provincia de Buenos Aires.

Los animales fueron retirados del lugar y trasladados a distintos centros de rescate, instituciones habilitadas a nivel nacional y configuradas como depositarios judiciales, en virtud de mejorar la calidad de vida de los mismos y evitar que sigan siendo objeto del comercio ilegal. Por su parte, el Ministerio de Ambiente dará inicio a las actuaciones administrativas correspondientes, a través de la mencionada Dirección de Infracciones.