Nuevo Código de Ética de la Agencia Federal de Inteligencia

Busca promover políticas de transparencia en la gestión. Es de aplicación obligatoria para todas las personas que se desempeñan en el organismo y rige los vínculos que se establezcan con las y los ciudadanas/os, oferentes, adjudicatarias/os, contratistas y toda otra persona ajena a la AFI.


La interventora de la Agencia Federal de Inteligencia aprobó el Código de Ética, como parte de la política integral de transversalización de transparencia y la implementación de estrategias para la lucha contra la corrupción, iniciada por la Intervención del organismo en el año 2020 con la creación del Comité de Ética, integrado por la Oficina Anticorrupción y la Secretaría de Gestión y Empleo Público de la Jefatura de Gabinete de Ministros de la Nación.

El documento atiende el marco normativo entre el que se destacan la ley de Ética Pública (N° 25.188) y el Código de Ética de la Función Pública (Decreto N° 41/99).

El Código aprobado prescribe principios y pautas de comportamiento en relación al compromiso de los integrantes de la AFI a los intereses de la Agencia; la responsabilidad en el ejercicio de la funciones encomendadas; el trato igualitario y no discriminatorio; el cumplimiento de la normativa vigente; la responsabilidad en el uso de los bienes de la Agencia; la constante capacitación; las comunicaciones hacia el exterior del organismo; los conflictos de intereses; las incompatibilidades previstas; la integridad personal; la prohibición de conductas de acoso e intimidación; las relaciones internas; las relaciones con personas externas al organismo; la presentación de declaraciones juradas; las pautas para un ambiente seguro, y las sanciones ante posibles incumplimientos.

En el mensaje que antecede al Código, la interventora recordó que uno de los ejes de trabajo encomendados por el presidente de la Nación es "llevar a cabo una gestión transparente" y la realización de las actividades propias de la AFI "guiadas por elevados estándares de honestidad, transparencia, trabajo en equipo, profesionalismo, ejemplaridad pública, confidencialidad, responsabilidad y un total apego a los lineamientos establecidos en la normativa de inteligencia nacional vigente en nuestro país".

A su vez, indicó que "la Intervención buscó resguardar el Estado de Derecho, el principio republicano de gobierno y el principio de soberanía popular, así como terminar con el uso arbitrario del secreto el cual comprometía las bases del sistema democrático previsto en la Constitución Nacional".