Nueva planta de tratamiento de efluentes cloacales beneficiará a 46 mil vecinos de Ushuaia


El ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, y la gobernadora de Tierra del Fuego, Rosana Bertone, recorrieron las obras de la planta de tratamiento que el Gobierno nacional está construyendo en Ushuaia con una inversión de 146 millones de pesos y que le permitirá a la provincia resolver el problema estructural de saneamiento.

“Esta es una obra fundamental desde muchos puntos de vista para la provincia, como por ejemplo, para mejorar la salud, porque acá se tiraban al canal los desechos cloacales en crudo de 50.000 personas. Con esta planta vamos a tratar esos desechos y vamos a evitar enfermedades como la gastroenteritis. Esta es una demostración fundamental de que podemos trabajar en equipo independientemente de los colores partidarios de cada nivel de gobierno y también eso nos llena de orgullo y satisfacción”, remarcó el ministro en conferencia de prensa con los medios locales.

Además, destacó que “el objetivo es que Tierra del Fuego sea la primera provincia argentina que tenga 100% de cobertura de cloacas, de agua potable y de tratamiento de efluentes” y que logrará que “Ushuaia pueda decirle a todos los visitantes que acá no se tira nada al canal sin un previo tratamiento”.

La obra consiste en la construcción de una Planta de Tratamiento completo de los líquidos cloacales domiciliarios de la llamada Cuenca II y estará ubicada en la margen Oeste de la desembocadura del arroyo Grande.

La planta apunta a resolver el problema de tratamiento de efluentes cloacales domiciliarios del sector Este de la ciudad de Ushuaia ya que actualmente los desechos son volcados directamente al Arroyo Grande y al Canal de Beagle.

Con una inversión de 146 millones de pesos, la obra beneficiará a 46 mil pobladores.

Luego de esta visita, el ministro y la gobernadora recorrieron las obras de hábitat del barrio Monte Gallinero que tienen una inversión de 59 millones de pesos para mejorarles la calidad de vida a 300 familias.

“Estuvimos conversando con los vecinos y están todos muy contentos. Al principio, estuvieron incrédulos porque hace 30 años que les venían prometiendo que les iban a mejorar sus hogares, su calidad de vida. Muchos no querían que entremos a la vivienda a arreglarla, pero ahora creo que tenemos el 100% de las familias de ese barrio satisfechas por el trabajo que se está haciendo y en los próximos meses vamos a terminar la obra en tiempo y forma”, señaló el ministro.

De las recorridas también formó parte el intendente de Ushuaia, Walter Vuoto.