Nueva obra de interconexión eléctrica garantiza suministro confiable en Mar del Plata y la Costa Atlántica bonaerense

Con la puesta en servicio de la Doble Terna de 132 kV, de 28 km. de longitud, entre Mar del Plata y la Estación Transformadora Vivoratá 500/132 kV, con capacidad de transformación de 900 MVA, se completó el sistema de Interconexión Atlántica Norte, una obra de singular importancia que optimiza el suministro de energía en varias localidades del sur de la Provincia de Buenos Aires y las repotencia al vincularlas con el Sistema Argentino de Interconexión (SADI).


Esta obra es especialmente relevante en ocasión de la alta demanda eléctrica durante la temporada turística de verano. Al posibilitar el intercambio del fluido generado en las centrales eléctricas de Mar del Plata (con 240 MW instalados), Villa Gesell (126 MW), Necochea (206 MW) y Mar de Ajó (31 MW), la interconexión optimiza el despacho y reduce los costos de abastecimiento. Anteriormente, la cuasi desconexión de los sistemas los hacía muy susceptibles a eventuales falencias inesperadas.

La iniciativa se enmarca en el proyecto de Interconexión Atlántica, que involucró ampliaciones y mejoras en las Estaciones Transformadoras de las localidades costeras y el tendido de otras tres Líneas Doble Terna que las conectan con la nueva ET Vivoratá. Allí, se constituyó un Nodo de Distribución y Despacho zonal dotado de un Sistema de Comunicaciones redundante por fibra óptica, que permite comunicaciones verbales, traslado de información digital de estado y medición, así como telecontrol para un manejo óptimo del suministro eléctrico en esta vasta zona, desde el Despacho Nacional de Energía Eléctrica y desde el propio de la Provincia de Buenos Aires.

La inversión, que también comprendió el previo tendido de una Línea de Extra Alta Tensión de 444 km. de longitud entre Bahía Blanca y la ET Vivoratá, representa una de las mayores y más relevantes en el marco del Plan Federal de Transporte Eléctrico, revistiendo singular importancia para el desarrollo de las economías regionales del sur bonaerense al mejorar sustantivamente la calidad del servicio y garantizar un abastecimiento eléctrico confiable y sin restricciones. En efecto, la estrategia de crecimiento del PBI nacional requiere de una mejor y mayor interconexión eléctrica a lo largo y ancho del país, que garantice la confiabilidad del servicio.

La obra había sido iniciada en 2014, pero quedó prácticamente detenida hasta finales de 2019. Su planificación y ejecución se realizó en el marco del Plan Federal de Transporte Eléctrico, ejecutado por el Comité de Administración del Fondo Fiduciario para el Transporte Eléctrico Federal (CAF), dependiente de la Secretaría de Energía de la Nación. Los estudios preliminares, ingeniería básica, confección de pliegos licitatorios y coordinación de los servicios de asistencia técnica e inspección de las obras fueron responsabilidad de la subsecretaría de Energía Eléctrica.