Novick participó del panel sobre desafíos de la ciberseguridad

La subsecretaria de Investigación Criminal y Cooperación Judicial, Valentina Novick, participó de la tercera jornada de la exposición de tecnología organizada por “Pulso IT” y disertó sobre los desafíos de la ciberseguridad en el futuro inmediato.


Junto a la funcionaria de este Ministerio de Seguridad de la Nación, encabezado por Sabina Frederic, participaron Pedro Janices, director de Investigación del Ciberdelito; el Regional Sales Manager de Cisco en Latinoamérica, Juan Marino, y Gonzalo García, Vicepresidente de Ventas de Fortinet en América del Sur.

Durante el panel se trataron diversos temas relacionados a la ciberseguridad y cómo esta debería ser afrontada en una futura nueva normalidad. Teniendo en cuenta que en muchas empresas el 90% de su personal ejerce sus funciones de manera remota, la seguridad cibernética es un desafío muy importante y requiere que se le preste especial atención tanto en el contexto actual como en el futuro cercano.

En este sentido, Novick explicó: “organismos internacionales como Europol e Interpol hablan de un 600% de aumento de los ciberdelitos durante la pandemia. En estos temas, la evolución de la tecnología y la dinámica de la misma hacen que, tanto el Estado como la normativa y la legislación, corran desde atrás y, con la pandemia, la curva que estaba en ascenso se disparó”. Tras ello, agregó: “Con lo imprevisible del contexto, no se pudo prever que había que preparar y mejorar el sistema de ciberseguridad, pero en eso estamos trabajando desde hace ya varios meses. El fortalecimiento de todos nuestros sistemas es un camino de mediano y largo plazo, que nos permiten ser resistentes y resilientes frente a cada uno de los ataques, a la vez que podamos profundizar y mejorar la investigación de ciberdelitos”.

“Los mecanismos de ataque son siempre los mismos, pero hoy en día se amplió la superficie de atraque. Antes uno tenía que proteger organismos y empresas; hoy en día son las oficinas virtuales, las VPN, los hogares particulares. Se atacan a los usuarios”, profundizó Janices, quien desarrolló: “uno tiene que entender cómo actúan estas organizaciones criminales y en qué sectores se ubican. Hay delitos que usan la tecnología como un medio y otros que sí o sí la necesitan para llevar a cabo el delito. Necesariamente, tanto la ley como nosotros estamos detrás del ciberdelito porque éste evoluciona velozmente y debe ser estudiado y analizado para elaborar herramientas para prevenirlo y enfrentarlo”.

También se hizo hincapié en el trabajo que tuvieron que afrontar las y los encargados de la seguridad en cada una de las empresas pues las y los empleados de éstas se vieron obligados, en la mayoría de los casos, a salir de un ámbito controlado. Además, se elaboró un escenario sobre la evolución de la inversión en la materia y de qué manera ésta puede mejorar de cara al futuro.

Además, los presentes desarrollaron las principales medidas que se están tomando a nivel mundial en la materia como, por ejemplo, la prohibición de pagos a través de WhatsApp u otras aplicaciones, algo que, según comentaron, en Argentina enfrentó un aumento sostenido desde el anuncio del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio. A esto, consideraron, se le suman las numerosas estafas y fraudes “bancarios”.

Por su parte, la subsecretaria Novick se expresó sobre el Plan Federal de Prevención de Delitos Tecnológicos: “estamos poniendo en práctica el Plan Federal, que está pensado en un plazo de cuatro años y con tres claros objetivos: trabajar con una mirada de Estado inteligente, planificado y estratégico. Necesitamos adquirir equipamiento y capacitar a nuestros recursos humanos para la prevención e investigación de los ciberdelitos. Esto no es algo que se haga de hoy para mañana: el ciberdelito es un fenómeno dinámico y debe ser pensado con la suficiente flexibilidad para adaptarse a los cambios que atraviese. Es necesario contar con la participación tanto del sector privado, el público y la sociedad misma”.