#NiUnaMenos: Una mirada desde el feminismo para debatir el racismo en nuestro país

En este nuevo aniversario del 3 de junio, el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) intenta visibilizar la violencia agravada que sufren las mujeres con identidades racializadas en la Argentina.


“Sufrir violencia machista no tiene las mismas consecuencias para quienes además viven inmersas en una situación de violencia estructural, atravesadas por la pobreza o la desigualdad social”. Con esta premisa el INADI intenta visibilizar en este nuevo aniversario del 3 de junio la violencia agravada que sufren las mujeres con identidades racializadas en la Argentina.

En nuestro país, la pobreza afecta especialmente a las mujeres, quienes tienen los trabajos más precarizados y peor remunerados. Son ellas, lasque se encuentran racializadas y pertenecen a sectores populares, quienes están más expuestas a la vulneración de sus derechos. El discurso machista, el racista y el clasista se potencian y es imprescindible adoptar una mirada puesta en la interseccionalidad entre el patriarcado y el racismo para identificar la variedad de prejuicios y estereotipos racistas que operan en las prácticas patriarcales y viceversa.

Desde el año 2005 el Plan Nacional contra la Discriminación agrupa todas las recomendaciones en torno a este y muchos otros temas, proponiendo políticas públicas que promuevan la igualdad entre varones y mujeres. El término racializadas se utiliza para identificar todas aquellas identidades que no se corresponden con el modelo europeo hegemónico presentado como símbolo de la argentinidad; el “hombre blanco” del que en teoría descendemos los argentinos como identidad, pero que en realidad esconde una larga tradición de invisibilización de nuestras raíces africanas, afrodescendientes, indígenas y sus respectivos descendientes. Y los que continuaron con una tradición xenófoba de rechazo a las olas migratorias de los siglos XIX y XX. Hoy este matiz adquiere nuevas significaciones, en un contexto mundial y local que siguen actualizando esta matriz histórica racista en las distintas estructuras sociales.

Con el estallido social en Argentina en torno a la necesidad de frenar y terminar con la violencia machista, esta agenda ha irrumpido en las estructuras estatales, hasta encontrarnos al día de hoy con un gobierno nacional que afortunadamente recoge toda esta larga tradición de lucha feminista y movimientos LGBTIQ. En este marco, el INADI, como organismo que impulsó –desde los márgenes, en un principio, y luego con creciente protagonismo– estas proclamas, refleja en sus estadísticas las diferentes variaciones: en los últimos diez años se viene observando un crecimiento de las denuncias por razones de género que, a nuestro entender, no implica necesariamente el crecimiento de las situaciones, sino más bien una mayor identificación de aquellas como discriminatorias.

Hoy, 3 de junio, seguimos en la tarea de integrar al trabajo de sensibilización y visibilización de la problemática de la desigualdad entre varones y mujeres es producto de la inmensa movilización social de los colectivos de mujeres las miradas y a no perder de vista que el feminismo puede aportar su potencia para reabrir los debates en torno al racismo en nuestro país.

Solo abriendo el paso a las mujeres negras, indígenas, migrantes y pobres podremos romper con la estructura patriarcal y racista que nos oprime.


Descargas

Informe #NiUnaMenos (0.27 MB)

    Descargar archivo