Neutrografía: neutrones que permiten ver sin destruir

El reactor de investigación RA-6 de la CNEA es la única instalación en Argentina que aplica esta técnica no destructiva, permitiendo fotografiar el interior de diferentes estructuras mediante un haz de neutrones.


Al igual que las radiografías, que exploran por dentro el cuerpo humano para observar anormalidades o lesiones, la neutrografía es una técnica que permite ver el interior de una gran variedad de estructuras sólidas o líquidas: desde un motor, un combustible nuclear, hasta fósiles y objetos arqueológicos.

En las instalaciones del RA-6, el reactor de investigación que la CNEA tiene en el Centro Atómico Bariloche, se obtiene un haz de neutrones que es la base de la neutrografía, cuya principal ventaja es que se trata de una técnica no destructiva, es decir, no hay necesidad de romper ni realizarle ninguna modificación al objeto que se está estudiando para poder conocer cómo es su interior.

La neutrografía tiene múltiples aplicaciones. En la industria metalmecánica, por ejemplo, las radiografías con neutrones son utilizadas para verificar ensambles y detectar fallas en componentes, lo que no puede lograrse con rayos X, ya que los materiales pesados son opacos a este tipo de radiación. En la industria nuclear el principal uso se da para el estudio de los elementos combustibles.

La arqueología es otra de las aplicaciones posibles, ya que las neutrografías realizadas a piezas históricas permiten revelar las técnicas de fabricación con las que fueron concebidos ciertos objetos metálicos y distinguir, por ejemplo, si un metal fue trabajo o forjado. Esta técnica constituye también una valiosa herramienta en trabajos de restauración.

Otras aplicaciones posibles: en botánica, para el estudio del crecimiento de raíces a través del suelo y la absorción de agua en plantas; la industria alimenticia, ya que permite observar la proliferación de hongos en alimentos y semillas; la geología, para investigaciones relacionadas con la porosidad de rocas y sedimentos; y el estudio de fósiles, tanto vegetales como animales.

Cómo se realiza

Los neutrones, a diferencia de los rayos X o Gamma, son absorbidos fuertemente por elementos ligeros como el hidrógeno, cadmio y boro, por lo que su presencia puede ser fácilmente detectada. Sin embargo, estas son técnicas complementarias, ya que los neutrones, al interactuar de manera diferente con la materia, ofrecen información adicional a la registrada con radiografías de rayos X o gamma.

Para poder realizar una neutrografía es necesario contar con un colimador-filtro, un detector y, por supuesto, una fuente de neutrones. En nuestro país, la única instalación con este tipo de equipamiento se encuentra ubicada en el Centro Atómico Bariloche, dentro del reactor de investigación RA-6.

Más Información: https://youtu.be/_pahmt1t1TE