Nación y Mendoza avanzan en la implementación de la ley nacional de salud mental

A partir de un plan de trabajo diagramado conjuntamente se implementarán acciones para fortalecer la red atención de la salud mental en la provincia.


La Secretaría de Gobierno de Salud y el Ministerio de Salud y Desarrollo Social de Mendoza firmaron un acuerdo para avanzar en la implementación de la Ley Nacional de Salud Mental Nº 26.657 en la provincia a través de acciones que garanticen una atención con perspectiva de derechos, integral y comunitaria.
El acto, que se desarrolló en la provincia cuyana, contó con la presencia del titular de la Dirección Nacional de Salud Mental y Adicciones, Luciano Grasso, y de la ministra de Salud y Desarrollo Social de Mendoza, Elisabeth Crescitelli.
Las acciones acordadas tienen como objetivo fortalecer el abordaje de la salud mental en los centros de salud, ampliar el número de hospitales generales que brinden atención a estas problemáticas y avanzar en la transformación de los dos hospitales monovalentes públicos que funcionan actualmente en Mendoza.
En este sentido, Grasso afirmó que Mendoza “viene avanzando en diferentes puntos que contiene la Ley. Por un lado, que el abordaje de la Salud Mental sea en el primer nivel de atención con los equipos de salud familiar y comunitaria. Otro punto importante, y en el cual Mendoza ha avanzado mucho, es que los hospitales generales aborden los padecimientos mentales, tanto en las guardias como en la internación”.
Por su parte, Crescitelli manifestó que “todos los equipos de salud provinciales están proponiendo diferentes herramientas para abordar esta temática en cada rincón de la provincia, donde se ha logrado que el 90 por ciento de los hospitales tenga camas en salud mental y equipos interdisciplinarios, así como en los centros de salud cabecera”.
Para consolidar este proceso, la Secretaría de Gobierno de Salud otorgó un subsidio de 450 mil pesos al Hospital Carlos Saporiti de la localidad de Rivadavia para la ampliación y mejora del espacio destinado a la internación por situaciones de crisis por motivos de salud mental.
Otra de las iniciativas que se articuló para fortalecer el abordaje comunitario es la conformación de Equipos de Apoyo Psicosocial – EAPS –, quienes podrán tratar las problemáticas prevalentes en salud mental como son la depresión, ansiedad, conductas auto lesivas, trastornos severos y consumos problemáticos. Estos equipos, que se desarrollarán con los recursos humanos de la provincia, forman parte de la Estrategia de Salud Familiar y Comunitaria que, en el marco de la Cobertura Universal de Salud (CUS), apunta a garantizar la real cobertura de salud que implica no solo el acceso a los servicios sino también la continuidad de atención y cuidado de forma efectiva, integral y equitativa.
Los primeros EAPS comenzarán a funcionar en la localidad de Guaymallén, luego se planifica desarrollarlos en Luján de Cuyo y una posterior extensión territorial de acuerdo a las prioridades diagnosticadas por la provincia. De forma paralela la cartera sanitaria nacional acompañará en la formación de los recursos humanos locales a través de la implementación de capacitaciones sobre salud mental comunitaria para los profesionales no especializados.
La Ley Nacional de Salud Mental establece que las internaciones deben realizarse en los hospitales generales, ser transitorias, lo más breves posible y con exclusivo carácter terapéutico. En ese sentido, Grasso explicó que para lograr esto “se debe trabajar en adecuar y transformar los servicios de salud de forma tal que se garantice un abordaje temprano de los padecimientos, un acompañamiento y continuidad de cuidados de las personas y una oferta de atención territorial y comunitaria que les garantice la posibilidad de superar la situación manteniendo sus vínculos afectivos”.
Durante la firma del convenio también se acordaron las acciones a seguir para continuar con la transformación de los hospitales monovalentes provinciales “El Sauce” y “Dr. Carlos Pereyra”, donde se está avanzando en los procesos de externación de los pacientes y refuncionalización de los recursos hacia los dispositivos comunitarios.
“Estamos ante un cambio de paradigma donde el hospital El Sauce está externando pacientes y el hospital Pereyra aporta los conocimientos de sus profesionales, ya que estos se trasladan y capacitan a equipos de atención primaria. Se busca que todos los profesionales que trabajan en Salud estén capacitados para mirar al sujeto desde un abordaje integral y cumplir con la red de complejidad creciente pero sobre todo respetar el lugar de origen que tenga ese paciente”, puntualizó la funcionaria mendocina.

Salud mental