Nación renueva los radares de Acceso Norte


Con la aplicación de nuevas tecnologías el Gobierno nacional junto a la Provincia de Buenos Aires y los municipios intervinientes, continuará con la implementación de un anillo de seguridad vial para controlar la velocidad y reducir los accidentes en Acceso Norte.

El exceso de velocidad es uno de los factores principales de siniestralidad en el mundo y Argentina no es la excepción. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el exceso de velocidad es el mayor problema de la seguridad vial en todos los países: eleva las probabilidades de que ocurra un accidente, como así también la gravedad de la lesiones.

Un informe comparativo de los controles que lleva adelante la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) refleja que en los meses de enero y febrero la infracción más recurrente tanto en ruta como en autopista es el exceso de velocidad. Durante el 2017 el 84% de las multas labradas fueron por superar la velocidad permitida, mientras que en el mismo lapso de 2016 el porcentaje alcanzó al 84,5%. Y en lo que va del año, los datos de Autopistas del Sol registran 1636 incidentes de diversa índole que requirieron asistencia inmediata.

Nación renueva los radares de Acceso Norte

Frente a los numerosos siniestros e infracciones registradas, la ANSV y la provincia de Buenos Aires llevan adelante la implementación de un anillo de seguridad vial que incluye la puesta en marcha de un plan de radarización. El mismo consta de la reinstalación de ocho radares fijos para controlar la velocidad en Acceso Norte. Estas cámaras, que incorporan una nueva tecnología, fueron ubicadas estratégicamente en los puntos de alta tasa de siniestralidad.

La instalación de los equipos de constatación de infracciones es respaldada con la implementación de enlaces inalámbricos, fibra óptica y adecuación del centro de control y la sala de servidores, que garantizan la recepción de infracciones en tiempo real y permiten la operatividad de los equipos las 24 horas los 365 días del año.
De esta manera los radares fijos se complementarán a lo móviles ya existentes con el fin de optimizar y perfeccionar los controles de velocidad que previenen los incidentes de tránsito en las vías rápidas de nuestro país.

Las infracciones serán labradas por cada jurisdicción y las sanciones económicas obtenidas por infracciones a la ley provincial 13.927 se destinarán íntegramente a la financiación se va a destinar a seguridad vial e infraestructura hospitalaria y de emergencia en las cercanías de Acceso Norte.

En este sentido el Director Ejecutivo de la ANSV, Carlos Pérez, remarcó el continuo trabajo que se viene gestando con la Provincia de Buenos Aires y aclaró que:

"Este gobierno busca estar al servicio de la gente, brindando un servicio de asistencia continua, protección y mejoras en la calidad de vida. El despliegue de radares conlleva un aumento sustancial en el cumplimiento de los límites y reduce sustancialmente la incidencia de choques y traumatismos. Y es importante destacar que la reinversión económica que proviene de las sanciones de los que no cumplen las normas es fundamental para que la seguridad vial siga mejorando en cada rincón del país, por ello lo recaudado se destinará a sumar tecnología y mejorar la infraestructura para ofrecer una movilidad más segura."

El subsecretario de Gestión Gubernamental bonaerense, Iván Budassi, indicó:

"Por instrucción de la Gobernadora estamos aprovechando las herramientas tecnológicas para favorecer la seguridad vial. La Provincia de Buenos Aires está reformulando tanto la presencia de los cinemómetros propios como lo que las Municipalidades hacen en las rutas Provinciales y Nacionales para adecuarlas a esta finalidad, que tiene puesto el foco en lo preventivo y no en lo recaudatorio".

Los radares estarán colocados en ambos sentidos de circulación registrando los valores respecto a las velocidades máximas. Se ubicaran en los tramos: Ramal Tigre km 26, marcando una velocidad máxima de 100 km por hora, mientras que en el tramo Troncal km 17,5 (sentido ascendente) y 18,5 (sentido descendente), Ramal Campana km 65,5 y Ramal Pilar km 43,5 medirán una velocidad máxima de 130.