Muestreo anual en la zona libre de enfermedades de los salmónidos

La vigilancia epidemiológica se basa en la toma de muestras en producciones de trucha arco iris, Oncorhynchus mykiiss y salmónidos del embalse Alicurá.


Buenos Aires - El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) realizó, durante septiembre, una nueva campaña de muestreo e inspección anual de salmónidos en la zona autodeclarada libre de las principales enfermedades de notificación obligatoria que afectan a estos animales acuáticos.

Esta campaña de vigilancia epidemiológica se basa en la toma de muestras en las producciones de trucha arco iris (Oncorhynchus mykiiss) y en la población de vida silvestre de salmónidos en el embalse Alicurá.

El objetivo de la vigilancia es mantener el estatus sanitario alcanzado en la zona ante la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y cumplir con las acciones sanitarias y de prevención de ingreso de estas enfermedades, según lo establece la Resolución Senasa N° 375/2013.

En esta oportunidad, se rediseñaron los puntos de muestreo, debido a la solicitud de las provincias de Neuquén y Río Negro para ampliar dicho estatus sanitario hacia el embalse de Piedra del Águila.

La organización previa y las tareas de ejecución en terreno se realizaron de manera articulada con la Subsecretaría de Producción de la provincia de Neuquén, el Centro de Ecología Aplicada neuquina, la Subsecretaría de Pesca de la Provincia de Río Negro, la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas de los ríos Limay, Neuquén y Negro, y el Centro de Estudios Parasitológicos y Vectores del Conicet.

La actividad se desarrolló de manera dinámica y resultó positiva en relación a la optimización de los recursos y al acompañamiento del desarrollo del sector acuícola en esa región.

Desde el año 2006, esta campaña se realiza para determinar la presencia de las principales enfermedades que afectan a los salmónidos, consideradas por la OIE como de notificación obligatoria. Durante este año, además, se tomaron muestras adicionales con el objetivo de incluir dentro de esta vigilancia a la parasitosis producida por Gyrodactylus salaris.

Las muestras son procesadas en el laboratorio central del Senasa mediante técnicas de histopatología y biología molecular, para descartar la presencia de estas enfermedades que afectan a estas especies ictícolas.

El esfuerzo conjunto para mantener y ampliar la zona libre se traduce en una gran oportunidad para el desarrollo del sector acuícola nacional, ya que representa un gran potencial para la producción de proteína animal para nuestros consumidores y la posibilidad de proveerla a los más exigentes mercados internacionales.