Mosca de los frutos: Coordinan estrategias de sanidad vegetal en la provincia de Entre Ríos

Se verificaron los análisis del Programa de Control y Erradicación de la plaga, en las instalaciones del laboratorio ubicado en Chajarí.


Entre Ríos – Con la presencia de funcionarios nacionales del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) se delinearon nuevas estrategias de acción incorporadas a los diversos programas de sanidad vegetal, en especial al plan estratégico del Programa Nacional de Control y Erradicación de Mosca de los Frutos (Procem) que está integrado por un sistema de vigilancia permanente basado en el trampeo y muestreo de frutas.

Para de ajustar al marco normativo vigente a las actividades de Laboratorio del Procem en el Noreste Argentino (NEA), situado en el Parque Industrial de Chajarí, en la provincia de Entre Ríos, Maximiliano Villone, director del Centro Regional Entre Ríos, mantuvo un encuentro de trabajo, el pasado 14 de septiembre, junto a Ana María Nicola, directora general de Laboratorios y Control Técnico (DGLyCT); Wilda Ramírez, directora de Sanidad Vegetal de la Dirección Nacional de Protección Vegetal (DNPV) y Sandra Bachur, coordinadora general de Gestión Técnica.

Durante la jornada se realizó un recorrido por las instalaciones del laboratorio y se observaron los diferentes tipos de análisis que se llevan a cabo en el marco del Programa de Control y Erradicación de Mosca de los Frutos del NEA.

El Programa, tiene como objetivo, informar los niveles de plaga registrados semanalmente en las distintas zonas monitoreadas, para direccionar las acciones de control por parte de los productores, con vistas a reducir el impacto de la plaga sobre la producción frutícola de la región,.

El Senasa recuerda que esta plaga es considerada una de las de mayor impacto en la producción frutihortícola nacional, por los daños que produce sobre los cultivos y las grandes pérdidas económicas que genera.

Desde los inicios del Programa en la región del NEA en 2009 hasta la fecha, el trabajo conjunto entre el Senasa, los gobiernos provinciales y los productores logró disminuir su presión a nivel regional, lo que repercute en una mejor calidad, sanidad y acceso a mercados de la fruta producida en la región.