Monteros recibe cascos y chalecos para mejorar la seguridad vial de trabajadores motociclistas

La Agencia Nacional de Seguridad Vial entregará cascos y chalecos a motodeliveries de la ciudad de Monteros, Tucumán. El objetivo es fomentar y concientizar sobre la importancia de su uso. En el norte del país, 6 de cada 10 víctimas viales son usuarios de motos.


La Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV), organismo dependiente del Ministerio de Transporte, entregará cascos y chalecos a trabajadores motociclistas de la ciudad tucumana de Monteros, en el marco del Programa Federal de Entrega de Cascos y Equipamiento Reflectivo. Esta iniciativa busca fomentar y concientizar acerca de la importancia del uso del casco, principal elemento de protección para este tipo de usuarios. Las y los motociclistas registrados en la jurisdicción local recibirán el equipamiento adecuado luego de realizar un curso de conducción segura en moto.

"Como Estado somos los responsables de implementar políticas públicas acordes a resolver las problemáticas específicas en seguridad vial que se presenten en cada región. Tenemos como objetivo cuidar la vida de las y los argentinos, y en este caso en particular, de todas las personas que se suben a una moto para trabajar"

destacó el director ejecutivo de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, Pablo Martínez Carignano.

Según las estadísticas del Observatorio Vial de la ANSV, de acuerdo a los reportes de siniestralidad del 2021, los motociclistas representan el 49 por ciento de los fallecidos como consecuencia de siniestros viales en lo que va del año, siendo principalmente varones jóvenes de entre 15 y 34 años. Además, los datos demuestran que en el norte del país, 6 de cada 10 víctimas fatales son ocupantes de motos. El casco para motociclistas es el principal elemento de seguridad. Por eso, es importante que los usuarios de motos utilicen el casco y que siempre chequeen que esté bien colocado y correctamente sujetado. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), usar el casco reduce en un 40 por ciento los riesgos de muerte y hasta un 70 por ciento las probabilidades de lesiones graves.