Mirta Fasci: pionera en el mundo de la PI

Fue la primera mujer latinoamericana en ganar una medalla de oro otorgada por la OMPI. Inventos de utilidad pensados para contribuir con el medio ambiente.


En un mundo donde la mujer va tomando protagonismo desde diferentes sectores, la Propiedad Industrial (PI) no se encuentra ajena a esto. Desde hace años encontramos registros de patentes, modelos de utilidad, marcas, modelos o diseños en los boletines del Instituto Nacional de la Propiedad Industrial (INPI) obtenidos por ellas.

En este caso hablaremos del Emium, envase modular interconectable de usos múltiples, que permite reutilizar la botella y contaminar menos el medio ambiente. Detrás de este modelo de utilidad concedido en el año 2000 estaba la inventora Mirta Fasci (fallecida en 2015).

En 1997 ganó el primer premio del Concurso Nacional de Inventoras, realizado por La Asociación Argentina de Inventores, Mujeres Innovadoras y el INPI, por lo que posteriormente participó de la Exposición Internacional de Inventos de Ginebra. En su vitrina también brillaba una copa de la Federación Mundial de Inventores, una medalla de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) y con ello ofertas para ingresar a diferentes mercados internacionales.

Fasci fue pionera en abrir caminos a las mujeres en la PI, primera mujer latinoamericana que ganara en la OMPI, militante de la causa ecologista y coordinadora de talleres barriales de creatividad. Antes que cambie el milenio, ella ya se preocupaba por la contaminación del medio ambiente y sostenía que el descarte de las botellas de plástico eran un problema a nivel mundial.

Cuando presentó su postulación ante el INPI explicaba que “cada botellita de éstas tarda 500 años en ser absorbida por la tierra. Pensemos cuántas botellas de plástico tiramos por día solamente en una ciudad como Buenos Aires”. “El límite está en la imaginación de cada uno, con una botella se pueden hacer mesitas para el jardín, bibliotecas, juegos para los chicos, techos aislantes, paredes divisorias de ambientes; pueden usarse como envases portátiles".

Otro dato interesante es que en su propuesta de dar solución a algo existente proponía que estas botellas se utilizarán como ladrillos, ya que al rellenarlas con arena o cemento funcionaban como tal y, a su vez, no necesitaban nada para adherirse unos con otros.

En el desarrollo de este modelo, Mirta trabajó junto a su esposo Luis Pittau, hoy presidente de Emium SA, co-titular del registro. En su perfil de LinkedIn, describe que sus botellas “ayudan a disminuir el enorme impacto ambiental de los Plásticos, al tiempo que contribuir de manera lúdica a darle un segundo uso, a los envases que actualmente tiramos a la basura contaminando el ambiente”. “Emium es un ladrillo inteligente y busca socios para contribuir a mejorar el mundo que dejaremos a nuestros hijos y nieto”, sostiene.