Micaela Ferraro: “La salida es colectiva, tirando todos y todas para el mismo lado”

La subsecretaria de Inclusión e Integración Social explicó las claves del trabajo que desarrollan en la comunidad, cuáles son las realidades que abordan y cómo hacen para llegar con las herramientas del Estado y acompañar a los más vulnerables.


1- ¿Cuál es el trabajo que realiza la subsecretaría que dirige y cuáles son los ejes de trabajo?

En el marco de la Secretaría de Inclusión Social que encabeza Laura Alonso, desde la Subsecretaría trabajamos articuladamente con gobiernos locales, provinciales y organizaciones de la sociedad civil, con el objetivo de promover la inclusión social de personas en situación de vulnerabilidad a través del desarrollo comunitario, y el alcance y fortalecimiento de políticas sociales en el territorio.

Lo hacemos con una visión colectiva y solidaria, trabajando interdisciplinariamente desde el equipo técnico de la Dirección Nacional de Acompañamiento e Integración Social y los equipos técnicos de cada uno de los actores, con un constante diálogo y asistencia.

A través del Programa Nacional de Inclusión Social, trabajamos en la creación de espacios comunitarios buscando fortalecer la gran red social con la que cuenta nuestro país, potenciando capacidades individuales y colectivas en cada territorio. Lo hacemos desde la realización de talleres, capacitaciones y espacios de encuentro.

Otro eje fundamental del programa es el acompañamiento familiar directo que se realiza a las familias donde se trabajan la previsión social, educación, salud, discapacidad, género y niñez. En este punto, la restitución, la protección y la promoción de derechos son el objetivo principal. Acompañar, asistir e intervenir en los casos necesarios.

2- ¿Cómo desarrollan la gestión en el marco de esta pandemia y qué dificultades han encontrado?

Teniendo en cuenta que mucho del trabajo se realiza en los territorios de manera presencial, y con el objetivo de cuidar siempre a los equipos y ciudadanos y ciudadanas, las actividades se vieron afectadas. Pero desde la Subsecretaría nunca se suspendió el acompañamiento y el trabajo programado, tanto en cada uno de los territorios, como con las organizaciones y unidades de gobierno con las que se articula desde el equipo técnico.

El acompañamiento familiar y la dinámica de los espacios de participación, capacitación y fortalecimiento, se adaptaron a las posibilidades de cada actor y cada localidad. Siempre contando con la herramienta fundamental de la organización comunitaria y usando la tecnología como soporte, se logró sostener el trabajo para asistir y acompañar en cada barrio.

Además, nos encontramos reformulando el alcance del Plan Nacional de Inclusión Social (antiguamente Plan Nacional de Protección Social), para que trabajemos fuertemente en la inclusión como objetivo final, tal como nos pidió nuestro ministro, Daniel Arroyo, desde que empezamos la gestión. Queremos generar herramientas que empoderen a los ciudadanos y ciudadanas, para que tengan y conserven el pleno ejercicio de sus derechos.

3- ¿Cómo articulan la asistencia a las personas, organizaciones y comunidades?

El Plan Nacional se lleva adelante a través de dos modalidades de estrategias: desde lo institucional, se busca trabajar de manera conjunta y coordinada con gobiernos locales, provinciales y organizaciones de la sociedad civil, fortaleciendo la participación de los organismos del Estado en el acceso a derechos, generando acuerdos y trabajo en equipo para la puesta en marcha de cada proyecto, con sus características y engranaje propio.

Desde lo territorial, se acompaña a las familias incluidas en el programa para garantizar el alcance de las políticas sociales, a través de un equipo interdisciplinario que trabaja en cada barrio en diálogo constante con el equipo técnico de la Subsecretaría.
En este sentido y como parte fundamental del trabajo, se fomenta la construcción y fortalecimiento de espacios comunitarios, donde se brindan herramientas de empoderamiento a los y las ciudadanas.

Sin duda el trabajo en equipo es la clave. Parte del trabajo está en la creación y coordinación de equipos técnicos interdisciplinarios para llevar adelante la gestión de cada uno de los proyectos.

4- ¿En los barrios vulnerables, cómo trabajan el tema de la autoestima para convencer, persuadir y promover la inclusión integral?

Lo hacemos con un objetivo muy claro, la autonomía. Se lleva adelante la realización de talleres y capacitaciones, siempre pensando en función de las necesidades y problemáticas que tiene cada territorio con sus distintas cualidades. A partir de allí, surgen espacios de intercambio de experiencias, también servicios y productos de la comunidad, donde cada uno cumple un rol fundamental y sus capacidades y trabajo son puestos en valor.

El empoderamiento ciudadano y colectivo debe ser nuestra herramienta para abordar cada una de las problemáticas a las que queremos llegar. Al construir espacios de contención y herramientas de desarrollo personal para cada comunidad estamos dejando en cada territorio una caja de herramientas clave para su fortalecimiento ciudadano.

5- ¿En la estrategia de trabajo para la post pandemia, cuáles son los objetivos que se han trazado?

Considero que el trabajo que venimos llevando adelante y tenemos planificado desde la subsecretaría será clave en el desafío que tenemos como gobierno en la post pandemia. La actual situación de crisis mundial nos exige estar preparados y preparadas para trabajar cuanto antes en la recuperación social, llegar a las familias que más nos necesitan y que cada una de las políticas que este gobierno puso en marcha, toque a cada argentino o argentina que la necesite. Y que nadie se quede afuera, como nos pidió el presidente Alberto Fernández y como lo está llevando adelante el ministro en este difícil contexto.

Estamos trabajando en nuevos proyectos, con distintas comunidades y objetivos. La pandemia nos afectó a todos y todas, pero a cada uno con su particularidad. Para eso es necesario pensar una herramienta para cada situación.

Para enfrentar los efectos del COVID-19 sobre el tejido social es necesario contar con un trabajo territorial integral y de alto impacto, trabajando juntos Estado y sociedad civil. Venimos de cuatro años de ausencia estatal y la pandemia profundizó la desigualdad, pero la salida es colectiva tirando todos y todas para el mismo lado.