Presidencia de la Nación

Más identidad: restitución de la nieta 126

El organismo estuvo presente en la conferencia de prensa realizada en la sede de Abuelas de Plaza de Mayo, en donde se anunció la recuperación de una nueva nieta.


La directora del Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG), Dra. Mariana Herrera Piñero, participó hoy al mediodía en la conferencia de prensa en donde la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, comunicó la restitución de la identidad de la nieta N° 126. Se trata de la hija de Violeta Graciela Ortolani y Edgardo Roberto Garnier, nacida en enero de 1977 durante el cautiverio de su madre. La nieta 126 podrá conocer a su abuela paterna, Blanca Díaz de Garnier, quien actualmente reside en Concepción del Uruguay, Entre Ríos.




“Este caso vuelve a demostrar la importancia de que quienes tienen algún dato sobre un posible hijo de desaparecidos hablen con él o ella, o nos acerquen esa información. Lejos de causarles un daño los ayudarán a vivir en la libertad que solo ofrece la verdad”, destacó el comunicado de Abuelas. Asimismo, de Carlotto señaló: "Vamos quedando pocas Abuelas. Hace pocos días tuvimos la tristeza de despedir a dos grandes compañeras, Raquel y Marta, que no pudieron lograr el ansiado encuentro".

En la conferencia realizada en la sede de la organización también estuvieron presentes la vicepresidenta de Abuelas, Rosa Roisinblit; y las abuelas Delia Giovanola, Alba Lanzillotto y Clelia Deharbe.




Violeta nació en la Ciudad de Buenos Aires el 11 de octubre de 1953, pero se crió en Bolívar. Estudió Ingeniería Química en La Plata y trabajó como mucama en el Hospital de Niños. Fue durante la época de facultad en donde conoció a Edgardo, a través de la militancia. Edgardo nació el 7 de agosto de 1955 en Concepción del Uruguay, Entre Ríos. Luego se mudó a La Plata para estudiar Ingeniería Electromecánica. Vivieron juntos un tiempo en una casa en Ensenada, hasta que el 14 de diciembre de 1976 Violeta fue secuestrada con un embarazo de ocho meses. Decidido a encontrar a su mujer y a su hijo, Edgardo emprendió la búsqueda y el 8 de febrero de 1977 también él fue secuestrado.

Scroll hacia arriba